Empresas no crecen del todo a largo plazo

Empresas-compra1-300x182

Las empresas más antiguas son más propensas a ver la conexión entre resiliencia y el crecimiento a largo plazo.

El 88% de las empresas están dando prioridad a la inversión en la resiliencia para asegurar la supervivencia a largo plazo.

Ciudad de México, diciembre 9, 2015.- Un nuevo reporte publicado el 30 de noviembre por The Economist Intelligence Unit (EIU) a nombre de British Standards Institution (BSI), identifica una brecha preocupante en la capacidad de las empresas para mantener el crecimiento a largo plazo.

El estudio global de líderes de negocios  revela que sólo un tercio (29%)  confía que sus empresas han incorporado plenamente las prácticas de resiliencia y menos de la mitad (44%) espera que sea el caso en un plazo de tres años. Esto es a pesar de que el 88% cree que la resiliencia es una prioridad para sus organizaciones e indispensable para el crecimiento a largo plazo (80%).

El estudio “Organizational resilience: Building an enduring enterprise”, considera que el logro de la resiliencia para sobrevivir y prosperar en el largo plazo se ve limitado por la falta de habilidades y conocimientos, compromiso de liderazgo insuficiente y consideraciones financieras a corto plazo.

También destaca que la resistencia cultural y carencia en habilidades crean puntos débiles y cuellos de botella dentro de una organización. Dos quintas partes (39%) de los líderes de negocio luchan por asegurar el apoyo empresarial a las medidas esenciales de resiliencia como la seguridad de la información, la eficiencia de la cadena de suministro y el gobierno corporativo.

Sólo una de cada cinco (19%) de las organizaciones europeas ha logrado totalmente implementar procesos resilientes, en comparación con un tercio en América del Norte (37%) y Asia Pacífico (34%).

A nivel mundial, un tercio (33%) de las grandes organizaciones han incorporado procesos resilientes a través de su negocio, en comparación con una cuarta parte (26%) de las personas con ingresos de menos de 500 millones de dólares. Los pequeños negocios se ven frenados por la falta de conocimiento, mientras que las grandes empresas citan problemas financieros. Se encontró que las organizaciones más antiguas son más propensas a ver la conexión entre resiliencia y el crecimiento a largo plazo.

La definición de resiliencia como motor del éxito empresarial, va desde la prevención de fallas operativas hasta un facilitador estratégico. Tres quintas partes (61%) lo ven como una fuente de ventaja competitiva, con más de la mitad viendo un vínculo muy fuerte entre la inversión en esta área y el rendimiento financiero a largo plazo.

Las empresas entrevistadas para el reporte, incluyendo Fiskars, la compañía de bienes de consumo finlandesa con 366 años de edad, explicó que el logro de la resiliencia organizacional es vital para el éxito financiero a largo plazo. La verdadera capacidad de resiliencia se encuentra que viene de la adaptabilidad estratégica en todos los aspectos de las operaciones.

El reporte identifica seis características clave de las organizaciones resilientes:

  1. Enfoque proactivo – la voluntad de adaptarse antes de ser obligadas a ello.
  2. Liderazgo dinámico – apoyo desde lo alto de la organización para implementar el proceso, del CEO hacia abajo.
  3. Receptividad al cambio – la voluntad de escuchar las necesidades del mercado.
  4. Fuerte cultura corporativa – inclusión holística y reconocimiento de la responsabilidad y contribución a la empresa de todos.
  5. Mantener el enfoque – poseer una visión, propósito e identidad claros.
  6. Visión a largo plazo – evitar responder únicamente a las metas financieras de corto plazo.

Victoria Tuomisto, editora del reporte de la Economist Intelligence Unit concluye:

La aparente brecha entra la intención y la acción en el enfoque de las empresas hacia la resiliencia sugiere que las empresas se enfrentan a una serie de desafíos en la incorporación de la resiliencia en un mercado cambiante y volátil. Éstos, a su vez, serán diferentes para cada empresa. Sin embargo, una organización resiliente por definición, es una que está constantemente cambiando y adaptándose; no hay “línea de llegada” cuando se trata de la implementación de una cultura de resiliencia”.

Mexican Business Web

 

|
Suscríbase al Newsletter

Opina

*

 

genesis();