¿Dónde quedaron los BRICS?

BRICS

BRICS pasan del brillo a las sombras en tan sólo media década.

BRICS dejan de asombrar y brillar.

Ciudad de México, enero 22, 2015.- Aproximadamente hace cinco años, las mayores economías en el mundo y su acelerado crecimiento generaban temores ante las economías emergentes y subdesarrolladas por la llegada de un nuevo orden económico mundial.

Sin embargo, en lugar de conducir a la economía mundial por un cauce más seguro y con mayor confianza, parece ser que fue todo lo contrario, principalmente las economías llamadas BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y economías subdesarrolladas fueron las más afectadas.

La debilidad del consumo global, el derrumbe de los precios de las materias primas y un conjunto de problemas económicos y políticos han hecho que dos miembros, Rusia y Brasil, caigan en recesión.

Esto a su vez ha desatado la mayor fuga de capitales en los mercados emergentes en más de dos décadas. Los inversionistas han retirado cerca de 500 mil millones de dólares de esos países en los últimos 12 meses.

El futuro económico es incierto y los esfuerzos por conformar un bloque que desafíe el poderío del Grupo de los 7 (G-7), los países con mayor industrialización son vistos con una sana dosis de escepticismo a comparación de los emergentes y subdesarrollados.

Desde 2011, los tres grandes factores que propulsaron el crecimiento estelar de los BRICS se han revertido. Los precios de las materias primas, que subieron casi 80% entre 1999 y 2001, han caído a niveles que no se veían en más de una década.

El crecimiento del comercio mundial ha descendido desde cerca de 7% al año en los seis años previos a la crisis a alrededor de 2% es con el que se cuenta actualmente.

La economía China, el principal motor de crecimiento del grupo, registró en 2015 su menor tasa de crecimiento en 25 años, de 6.9%.

La segunda economía del mundo corre el riesgo de estancarse conforme las autoridades tratan de pasar de un modelo dependiente de las exportaciones y el crédito a uno más sostenible basado en el consumo interno.

La mayoría de los países aprovecharon los años de crédito barato para endeudarse más de lo que sus actuales proyecciones de crecimiento ameritan.

La deuda total de los mercados emergentes alcanzó un máximo de 200% del Producto Interno Bruto para ubicarse en 58 billones de dólares. El mayor aumento correspondió al sector empresarial.

Estas son las razones por las que el Banco Mundial y otros organismos advierten que la era de crecimiento bajo que aqueja a los BRICS y otros mercados emergentes podría estar recién comenzando.

Mexican Business Web

|
Suscríbase al Newsletter

Opina

*

 

genesis();