¿Tendrá más poder económico y político la Ciudad de México?

Ciudad de México

Poder económico para la nueva Ciudad de México, será el nuevo paradigma en los siguientes años.

Ciudad de México tendrá autonomía total.

Ciudad de México, enero 22, 2015.– El nuevo estado 32 de la República Mexicana, la Ciudad de México o la capital de México es una entidad que genera gran parte de la recaudación económica del resto del país.

Uno de cada cinco pesos del Producto Interno Bruto (PIB) de México proviene de la Ciudad de México. La entidad es, además la única que obtiene al menos la mitad de su presupuesto de ingresos propios; mientras que el resto de los estados depende de lo que la Federación les otorgue.

Los demás estados de la República, apenas alcanzan a recaudar en promedio el 8% de su propio gasto. En suma, la nueva interrogante es, si los citadinos y chilangos demandarán un mejor camino para su nueva entidad llama CDMX.

La creación de la Ciudad de México en lugar del Distrito Federal es el primero paso para la creación de una nueva administración.

En días recientes la Comisión Permanente del Congreso hizo la declaratoria de constitucionalidad de la reforma política del D.F., ya sólo falta la publicación de este cambio en el Diario Oficial de la Federación (DOF) para que el Distrito Federal se convierta en Ciudad de México.

Este nuevo cambio trae consigo la adquisición de instrumentos que podrían permitir a los habitantes de la capital obtener más beneficios, así como mejorar herramientas de vigilancia sobre sus gobernantes.

Por otro lado, las delegaciones serán alcaldías gobernadas por un concejo de varios integrantes, encabezado por un alcalde, lo cual evitará manejos unipersonales de recursos y políticas públicas.

Muchos se preguntan si estos cambios se verán reflejados en la día a día de los capitalinos, sin embargo no se puede cantar victoria aún. Todo depende de la implementación y el correcto uso de las nuevas reglas constitucionales.

Si las fuerzas políticas se empeñan en mantener el statu quo, las nuevas instituciones reproducirán los mismos vicios que se han conocido y que se mantienen hoy en día.

Por el otro lado, si el peso específico de la capital se traslada a la toma de decisiones de la Federación, entonces tendría que modificarse, por ejemplo, la condición de privilegio de estados y municipios que ignoran el cobro de impuestos en el predio de cada localidad.

 La Ciudad de México ya no podrá estirar la mano y esperar a que la Federación les resuelva el problema, por el contrario, con su nuevo papel de estado de la república tendrá que pugnar por cambiar ese desequilibrio.

Todavía falta camino por recorrer para que funcionen cabalmente los tres poderes legislativos, por principio, las reformas deben ser promulgadas por el presidente EPN y luego debe sesionar la Asamblea Constituyente para elaborar una Constitución, en donde se defina la división política.

Mexican Business Web

|
Suscríbase al Newsletter

Opina

*

 

genesis();