Inversionistas voltean a activos alternativos ante bajo rendimiento

inversionistas

Los inversionistas voltean a activos alternativos para generar más retornos.

Los inversionistas consideran que activos tradicionales como las acciones y los bonos están demasiado correlacionados para brindar fuentes distintivas de retorno.

Ciudad de México, febrero 15, 2016.- Los inversionistas institucionales están preocupados por el entorno de bajo rendimiento en los mercados, por lo cual voltean a activos alternativos para generar más retornos, de acuerdo con Natixis Global Asset Management.

Resultados de su reciente encuesta global sobre inversionistas institucionales revelan que activos tradicionales como las acciones y los bonos están demasiado correlacionados para brindar fuentes distintivas de retorno, pues pagan un rendimiento muy bajo.

Además, a los grandes inversionistas les preocupa su capacidad para financiar obligaciones en el tiempo dado el bajo rendimiento en los mercados, ante lo cual adaptan sus estrategias de inversión, su enfoque en la gestión de riesgos y operaciones de negocio para cumplir mejor con sus obligaciones a corto y largo plazos.

Según la encuesta, los mayores inversionistas dicen que el entorno de bajo rendimiento es su preocupación número uno, mientras que los inversionistas institucionales en Latinoamérica consideran conservar el capital y generar ingresos estables como sus objetivos principales.

Natixis, una de las principales gestoras de activos a nivel global, aplicó esta encuesta a 660 inversionistas institucionales en 29 países, entre los cuales hay fondos de pensiones corporativos y privados, compañías de seguros, fondos soberanos y banco centrales, entre otros.

Mauricio Giordano, director general de Natixis Global Asset Management en México, dijo que los inversionistas institucionales voltean a ver nuevas fuentes de retorno para disminuir sus riesgos y las correlaciones en sus portafolios.

Por ello, señaló, están aumentando sus posiciones en activos alternativos, como fondos de renta privada, de deuda privada y de cobertura, así como portafolios de bienes raíces, que en el caso de México son las llamadas Fibras (Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces).

Informó en entrevista con Notimex que el portafolio institucional global invierte en promedio 28 por ciento en bonos, 42% en acciones, 25% en los portafolios activos alternativos y 5% en efectivo.

Resaltó que este movimiento global hacia invertir en activos alternativos también se da en América Latina, donde tiene un incremento importante, mientras que en México se presenta en las Afore, Fibras y Certificados de Capital de Desarrollo (CKDs).

Anticipó que muy pronto estos inversionistas mexicanos, que ya voltean hacia activos alternativos como las Fibras, también tendrán la oportunidad de invertir en títulos de empresas que se dedican a bienes raíces a nivel global, lo que les daría una mayor diversificación geográfica y rendimiento.

Giordano apuntó que la volatilidad actual en los mercados financieros internacionales distrae a los inversionistas institucionales de su mandato, que es un horizonte de inversión de largo plazo de entre 20 y 40 años, pues la gente les pide resultados de muy corto plazo.

Ante ello, subrayó, es fundamental que los inversionistas construyan portafolios más duraderos que les permitan fijarse en sus objetivos, sin darle tanta importancia a la volatilidad que se presenta ahora.

“En un entorno de mercado tan volátil y que se ve complejo por los bajos niveles de rendimientos esperados, el uso de nuevas técnicas de construcción de portafolios que incorpore activos alternativos, estrategias no correlacionadas y un uso más inteligente de activos tradicionales, puede ser un gran instrumento de diversificación”.

Mexican Business Web

|
Suscríbase al Newsletter

Opina

*

 

genesis();