EE.UU registra una baja en la confianza del consumidor en abril

confianza

Cautela de confianza del consumidor en EE.UU frena la expansión de su economía.

La confianza de los consumidores en Estados Unidos cayó ligeramente en marzo.

Nueva York, Estados Unidos, abril 26, 2016.– La confianza del consumidor de la Conference Board de EE.UU. del mes de abril bajó a 94.2 unidades, mucho peor de lo esperado que era un ligero retroceso a 96 desde el 96.1 unidades del mes pasado

La confianza del consumidor del país vecino del norte registró una ligera baja en abril, afectada por una moderación en las expectativas de corto plazo, reveló el índice difundido hoy por el organismo de análisis The Conference Board.

El índice se ubicó en abril de este año en 94.2 unidades, frente a los 96.1 puntos de marzo pasado, cuando registró un incremento en comparación con el mes precedente.

“La confianza del consumidor continúa avanzando lateralmente, registrando un ligero declive en abril, tras la modesta ganancia de marzo”, apuntó la directora de indicadores económicos de The Conference Board, Lynn Franco.

Precisó que las evaluaciones del consumidor sobre las condiciones actuales de la economía mejoraron, lo que sugiere que no hay una desaceleración en el crecimiento de la actividad productiva.

Franco señaló, sin embargo que las expectativas de corto plazo de los consumidores se han moderado, lo que apunta a que los estadunidenses no prevén por ahora un incremento en el ritmo de crecimiento económico.

Con respecto a la expectativa de inflación al consumo a un año, se mantiene en el 4.8%, lo mismo que el mes anterior.

Como se puede observar, pocas cosas hay positivas, si es que hay alguna, ya que la cifra general ha quedado peor de lo esperado, la situación actual es el punto brillante, pero lo que acaba de matar al dato es el de expectativas que bajan a mínimos desde febrero de 2014, por lo que las perspectivas deben ser tomadas con cautela.

El dato general es negativo para la economía y más o menos sí que muestra algo de correlación con las ventas minoristas, algo que debería ser tomado como una lectura negativa por parte de la Reserva Federal (Fed), quitando aparte las perspectivas de estabilización que el crudo pudiera tener.

Por lo tanto, es algo negativo para el dólar, ligeramente positivo para los bonos y ligeramente positivo para el mercado.

Mexican Business Web

|
Suscríbase al Newsletter

Opina

*

 

genesis();