Banxico advierte de posible depreciación desordenada del peso

México cuenta con 270 mil millones de dólares para hacer frente a cualquier tipo de contingencia económica.

Banxico advierte que un mal desempeño de la moneda mexicana podría afectar en mayor grado a la inflación general del país.

La junta de gobierno de Banxico dice que se mantiene latente la posibilidad de que surja un episodio de turbulencia financiera.

Ciudad de México, mayo 19, 2016.- La junta de gobierno del Banco de México (Banxico) decidió de forma unánime dejar la tasa clave de interés en 3.75% en su aviso de hace dos semanas y advirtió que existe la posibilidad de que el difícil entorno internacional provoque una depreciación desordenada del peso.

La agencia de noticias Reuters México menciona que de acuerdo con la minuta de la reunión de política monetaria del 5 de mayo, difundida el jueves, un mal desempeño de la moneda mexicana podría afectar en mayor grado a la inflación general del país, aunque hasta ahora el balance de riesgos permanece sin cambios respecto al encuentro anterior.

La mayoría de los cinco integrantes de la junta consideró además que se mantiene latente la posibilidad de que surja un episodio de turbulencia financiera que se refleje en una nueva depreciación del peso.

“La mayoría alertó que existe la posibilidad de que el entorno internacional presente un deterioro que provoque una depreciación desordenada del tipo de cambio y que esta pueda afectar en mayor grado a la inflación general”.

La moneda local viene operando en mínimos de más de tres meses y se ha depreciado casi un 8% solo en lo que va de este mes. La inflación interanual de México se ubicó en un 2.54% hasta abril, su menor nivel desde diciembre y uno de los más bajos desde que se tiene registro.

En su anuncio del 5 de mayo, Banxico sostuvo que no pueden descartarse nuevos episodios de volatilidad financiera mundial por lo que vigilará el desempeño del tipo de cambio y su eventual impacto en los precios.

Mientras que esta semana, el subgobernador del banco Javier Guzmán reafirmó la opinión de la junta al decir que la postura monetaria de México tendría que ajustarse oportunamente si la volatilidad diera lugar a presiones sobre la moneda, la inflación y sus expectativas.

En tanto, algunos de los miembros de la junta consideraron que la política monetaria debe estar lista para actuar de manera oportuna y flexible para contrarrestar cualquier obstáculo que ponga en peligro la consolidación de la convergencia de la inflación al objetivo permanente de 3%.

Uno de los integrantes de la junta consideró que el Banco de México “cuenta con espacio para aumentar la tasa de referencia sin afectar significativamente la actividad económica”.

El próximo aviso de la entidad monetaria mexicana está programado para el 30 de junio, mientras que el de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) está previsto para el 15 de junio.

Mexican Business Web

|
Suscríbase al Newsletter

Opina

*

 

genesis();