BCE mantiene tasas de depósitos en mínimos históricos

BCE

BCE mejora sus previsiones de PIB e inflación para el cierre de 2016.

BCE mantiene tipos de cambios y tasas de depósitos sin modificación alguna.

Austria, Viena, junio 2, 2016.- El Banco Central Europeo (BCE) dejó sin cambios su principal tasa de interés, en territorio negativo, y mantuvo sus políticas extraordinarias de estímulo en un intento por revivir la inflación e impulsar el crecimiento de la zona euro luego de casi una década de debilidad de la economía.

Mediante compras de activos por 1.94 billones de dólares y tasas de interés negativas, el BCE intenta impulsar la inflación, que ha permanecido en rojo durante meses, aumentando el riesgo de que el bloque de 19 países se sumerja en una espiral de deflación.

Tras su reunión del jueves en Viena, el BCE mantuvo su tasa sobre depósitos bancarios de corto plazo, ahora considerada la principal herramienta de política monetaria de la entidad, en -0.40%.

La decisión de mantener las tasas referenciales sin cambios era una medida esperada por los 65 analistas consultados, luego de que el BCE profundizó el recorte de los tipos en marzo, anunció la compra de bonos corporativos y dio a conocer un esquema de créditos para los bancos ultra barato.

El presidente del BCE ha revisado al alza este jueves su previsión de crecimiento e inflación para el año que viene y ha mantenido los tipos de interés en la eurozona en su mínimo histórico, según ha confirmado este jueves el instituto emisor en un comunicado.

El interés de referencia para sus operaciones de refinanciación sigue en el 0%, mientras que la tasa de la facilidad de depósito el tipo que el Eurobanco aplica a los depósitos bancarios en sus arcas continúa en el -0.40% y la facilidad de préstamo el tipo al que presta a las entidades financieras del Viejo Continente, en el 0.25%.

Todas las instituciones internacionales han subrayado que la economía global ha aflojado de nuevo el paso en su intento por encubrir definitivamente las heridas de la crisis, pero este hecho no ha afectado en la decisión del BCE de revisar ligeramente al alza la expectativa de crecimiento hasta el 1.6%, frente al 1.4% previo y de inflación hasta el 0.2%, frente al 0.1% pronosticado en la revisión de marzo en la eurozona para este año.

En lo que respecta a 2017 y 2018, las cifras permanecen inalteradas. El presidente del BCE, Mario Draghi, ha desatacado el vigor de la demanda nacional en la eurozona, que está mitigando una evolución de las exportaciones peor de lo esperado.

El balance de riesgo ha mejorado, teniendo en cuenta las medidas de política económica adoptadas.

Los riesgos, a juicio de Draghi, vienen del exterior el golpe de los emergentes, que ha mejorado en el primer semestre de 2016 y, novedad, del referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la UE.

Draghi, ha remarcado que la determinación del BCE sigue fortaleciendo la recuperación del crédito y creando unas condiciones financieras más favorables y ha subrayado que el contexto actual es crucial asegurar que un ambiente de inflación muy baja no se convierte en un problema.

Mexican Business Web

|
Suscríbase al Newsletter

Opina

*

 

genesis();