Economía mundial seguirá en pie; Natixis

A pesar de la volatilidad causada por la reciente votación del Brexit, la dinámica restrictiva de la economía mundial a largo plazo aún sigue en pie.

Las implicaciones del voto por el Brexit empujen a la economía mundial hacia una recesión.

Ciudad de México, julio 6, 2016.- A pesar de la volatilidad causada por la reciente votación del Brexit, la dinámica restrictiva de la economía mundial a largo plazo aún sigue en pie, asegura David Lafferty, estratega en Jefe de Mercados de Natixis Global Asset Management.

“Estos factores incluyen factores en contra como la demografía, una dinámica negativa en la fuerza laboral, baja productividad y altos niveles de deuda”.

Las estimaciones del PIB real global se han venido deteriorando en el primer semestre del año desde poco más de 3% a cerca de 2.5% en la actualidad. En el segundo semestre de 2016 probablemente veamos lo mismo, mientras el voto del Reino Unido sólo añadirá más incertidumbre económica al actual entorno de lento crecimiento.

Mencionó que es poco probable que las implicaciones del voto por el Brexit empujen a la economía mundial hacia una recesión, pero ciertamente no podemos descartar esto como un escenario de riesgo. Esperamos un aumento de la volatilidad en los mercados en otoño, debido tanto a la confusión del banco central como a las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Al posponer la expectativa de aumentos a las tasas hasta 2017-18, los inversionistas podrían enfrentarse a una desagradable sorpresa si la economía global mejora, aunque sea modestamente. Por el contrario, si el pesimismo acierta, las permanentes tasas bajas pueden indicar que la política monetaria ha perdido lo que le quedaba de eficacia. Con tanto en juego en la Cámara y el Senado, es muy pronto para empezar a definir las implicaciones políticas de Trump vs Clinton.

Sin embargo, como candidato anti-establishment, la volatilidad del mercado está muy relacionada con la victoria de Trump en las urnas este año.

En todos los mercados de capital desarrollados, esperamos que el retorno sea positivo nuevamente aunque inferior, ya que los aumentos de precios estarán limitados por un lento crecimiento en las ganancias y valoraciones elevadas. Si bien EE.UU. presenta mejores fundamentales, Europa y Japón tienen valuaciones algo más atractivas. En tanto los rendimientos en todos los mercados se ven apagados, la oportunidad de alfa en el mercado es más interesante. Por ejemplo, el sector financiero, en particular los bancos, y la tecnología parecen baratos. Mientras tanto, los sectores de servicios y consumo parecen caros. Creemos que los inversionistas han descartado totalmente las malas noticias en los mercados emergentes. Los niveles de actividad de los emergentes han tocado fondo, junto con las materias primas, mientras que la demanda china se estabiliza. El riesgo de que la fortaleza del dólar genere una crisis de financiación en los emergentes ha disminuido, por lo que esta clase de activo es atractiva para aquellos inversionistas con un horizonte a más largo plazo.

En el mercado de bonos, los primeros seis meses del año, simplemente vimos una continuación de las tendencias actuales. La política monetaria más flexible en todo el mundo, junto con la desaceleración del crecimiento y el temor por el Brexit arrastró los rendimientos a niveles sin precedentes. En resumen, los bonos soberanos y de calidad sólo se volvieron más caros. Los sectores corporativos del mercado empezaron el año con una debilidad en niveles mínimos al 11 de febrero, pero se han recuperado desde entonces. La valoración en los segmentos de alto rendimiento, préstamos bancarios y los convertibles parece razonable en términos absolutos, pero muy barata en relación con los rendimientos negativos ofrecidos por los más de 10 billones de dólares en deuda respaldada por el gobierno.

Indicó que a pesar del bajo crecimiento, aunque positivo, los inversionistas han considerado un “peor de los casos” equivalente al rendimiento en mínimos, al conservar efectivo en exceso, enfocarse en sectores de renta variable y apostar por el dólar, el yen y el oro. Si la economía no decae en 2016, sobreponderar la seguridad podría convertirse en el mayor riesgo para sus portafolios.

Mexican Business Web

|
Suscríbase al Newsletter

Opina

*

 

genesis();