Mayor rispidez en campañas

Alejandro Ramos Esquivel

El episodio de la Universidad Iberoamericana, donde el candidato de PRI-PVEM, Enrique Peña Nieto, fue abucheado y virtualmente tuvo que salir por piernas, podría marcar el inicio de una etapa muy ríspida en la contienda por la Presidencia de la Republica.

Aunque la sangre no llegó al río y en el acalorado intercambio verbal con alumnos de la Uia Enrique Peña no se alteró y pudo responder con puntualidad a la mayor parte de los cuestionamientos, el acto pondrá a prueba la fortaleza o no que de acuerdo con las encuestas tiene Peña Nieto en las preferencias electorales.

Después del primer debate de aspirantes a la Presidencia de la Republica quedó claro que no hubo un ganador definido, pero también que el encuentro no impactó de mayor manera las preferencias ciudadanas.

Las primeras encuestas dadas a conocer luego del debate confirman a Peña Nieto con ventaja de 20 puntos sobre la panista Josefina Vázquez Mota y el representante de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, que se mantienen en un virtual empate técnico.

El que avanzó en las preferencias fue el candidato del Panal, Gabriel Quadri de la Torre, a quien le dio buen resultado presentarse como un candidato ciudadano, con lo que llegó a niveles de hasta 4%.

De tal suerte que a menos de dos mese de la elección de julio próximo, estarían ya definidos el primero y el cuarto lugar en la competencia.

Solo que ocurriera algo extraordinario, que por ahora no se ve, el candidato puntero Enrique Peña Nieto se perfila como  el ganador de la contienda, en tanto que Quadri de la Torre ocuparía el cuarto lugar, aunque probablemente con un porcentaje superior al 2 por ciento, con lo cual amarraría el registro de ese partido, conducido y patrocinado por la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo.

En este contexto, Vázquez Mota y López Obrador continuarán batallando por ocupar el segundo lugar, pero todo indica que muy lejos de Peña Nieto.

Ataques personales, a la orden del día
El fuego cruzado por parte de Vázquez Mota y López Obrador contra Peña Nieto no hizo mayor mella al candidato del tricolor, que si bien no tuvo una actuación brillante, como el mismo dijo, demostró que es alguien que puede debatir con argumentos y sin telepromter.

Las acusaciones de mentiroso, corrupto y producto de la televisión que le enderezaron, cada uno por su lado, Vázquez Mota y López Obrador, fueron respondidas por Peña Nieto, lo que le permitió “salir vivo” del encuentro.

En el posdebate, esto es en actos con sus simpatizantes y ante los medios de comunicación, Vázquez Mota y López Obrador se autoproclamaron ganadores, en tanto que Peña Nieto dijo que esto se verá en la elección del 1 de julio.
En cuanto a propuestas de los candidatos no hubo nada nuevo, y de hecho se concretaron a repetir lo que plantean en sus espots de campaña.

La rigidez del formato y lo limitado del tiempo (no más de dos minutos por intervención) impidieron que hubiese propuestas articuladas, por lo que se redujeron a promesas sin ahondar en la manera de realizarlas.

También hubo ofertas abiertamente electoreras y en mucho irrealizables, al menos por voluntad de quien resulte presidente de la Republica, como eliminación de las cuotas obrero-patronales que ofreció Vázquez Mota; a la baja en los precios de las gasolinas y la electricidad que comprometió López Obrador, y el otorgamiento de pensión universal a mayores de 65 años que anunció Peña Nieto.

Dado que por el lado de las propuestas no avanzó el debate, en el acto y en los días posteriores se han desatado los ataques personales.

De hecho, estos iniciaron con los señalamientos de López Obrador contra Peña Nieto al decirle abiertamente que es producto de las televisoras y el exgobernador del Estado de México Arturo Montiel.

En ese mismo tenor, aunque con otro tema, Vázquez Mota le reprochó a Peña Nieto su oscura actuación en el caso de la muerte “niña Paulette”, acto que calificó de vergonzoso y de ser una tragedia que fue solapada por exgobernador del Estado de México.

Posterior a la incursión de Peña Nieto en la Uia, López Obrador sostuvo que los hechos se dieron así porque los estudiantes se están dando cuenta de quién es y qué representa el candidato priista.

En el mismo tenor, Josefina Vázquez Mota lo acusó de actuar con cinismo en el caso de la deuda fraudulenta en el estado de Coahuila y de estar aliado con la maestra Elba Esther Gordillo, así como de formar parte de una pandilla de exgobernadores como Humberto Moreira, Ulises Ruíz y Mario Marín.

Sale a luz hermana incomoda de Josefina
Ya en el terreno de los señalamientos personales, Vázquez Mota en los días posteriores al debate habló del impulso a una ley de paternidad responsable, que ponga un alto a los cónyuges que no reconocen a hijos fuera del matrimonio, en clara alusión a Peña Nieto.

Pero casi de inmediato se produjo la respuesta contra la panista, cuando el periódico 24 Horas publicó la existencia de una hermana de la candidata del albiazul que trabajaba en la PGR ocupando una coordinación muy bien remunerada.

Se trata de Margarita Vázquez Mota, diseñadora grafica sin título que ocupaba un cargo de coordinadora de políticas asistenciales en la PGR y en la que según la “filtración”, llegó a firmar documentos ostentándose como abogada.

El resultado de este “balconeo” fue la renuncia inmediata de la “hermana incomoda”, que reconoció no ser titulada y dejar el cargo para no perjudicar a la candidata panista, por lo que la dimisión fue aceptada de inmediato por la titular de la PGR, Marisela Morales.

Competencia en medios de aquí al próximo debate
Dado lo apretado del tiempo de campaña, los candidatos ocuparan la mayor parte de su tiempo en abierta exposición a los medios de comunicación, donde continuarán los ataques personales y arreciará la llamada “guerra sucia”.

Peña Nieto ha reiterado que no irá a más debates que los establecidos por el IFE y ya cumplió con el primero, por lo que únicamente le resta el segundo que tendrá lugar en Guadalajara, Jalisco, el 10 de junio próximo.

Para entonces faltarán escasas tres semanas para la elección y cada uno de los aspirantes “sacara su resto”, previendo más ataques contra Peña por parte de Vázquez Mota y López Obrador, y un mensaje conciliatorio a cargo del candidato priista, que de ese modo buscará posicionarse como seguro ganador de la elección del 1 de julio.

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();