Micronegocios buscan igualdad de competencia

Los “changarros” generaron ventas por más 115,000 millones de pesos, lo cual representa el 7.9% del PIB del sector comercial.

En 10 años, la industria de la proveeduría de abarrotes al mayoreo ha perdido 11% de participación en el mercado nacional. Pasó de 63% en 2002 a 52% en el 2012. Aún así, representan 1.3 % del Producto Interno Bruto (PIB) Nacional.

En 2011, el sector generó ventas por más 115,000 millones de pesos, lo cual representa el 7.9% del PIB del sector comercial. La industria de la proveeduría de abarrotes al mayoreo emplea a más de 650,000 personas anualmente, en toda la Republica Mexicana.

La Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas (ANAM) hace un llamado a las autoridades federales y a las Cámaras de Diputados y de Senadores, con la finalidad de aplicar normas vigentes y generar condiciones de igualdad en la competencia de mercado, tanto en las grandes cadenas de autoservicio como en los pequeños comercios instalados en el país.

“Por cada empleo que genera una tienda de autoservicio, se pierden siete en la industria de la proveeduría de abarrotes y en los micronegocios que no pueden competir con las ofertas y grandes canales de distribución de cadenas”, explicó el director general de la ANAM, Iñaki Landáburu Llaguno.

La ANAM señala que las grandes cadenas de autoservicio amenazan no solo la permanencia y la generación de millones de empleos, sino también el mercado interno que representa ventas por más de 115,000 millones de pesos anuales para el sector de abarroteros mayoristas.

Además, según un estudio de la Universidad Tecnológica de México (Unitec), se identificó que el año pasado solo 54% de los más de 412,000 empleados que declararon tener 3 grandes cadenas comerciales, estaban registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social, por lo que más de 222,000 empleados carecían del derecho a la salud, conforme la ley en México lo otorga.

Las malas prácticas de las grandes cadenas comerciales se presentan cuando generan ventas por debajo del costo de producción o adquisición de los productos, la aplicación de descuentos y cargos con manejo unilateral en detrimento del productor, entre otras, denunció Landáburu Llaguno.

Asimismo, el director general de la ANAM añadió que por cada empleo que generan las cadenas comerciales se pierden de dos a seis trabajos en el comercio formal.

La ANAM exhortó a las autoridades de los tres poderes de la unión, así como a los candidatos a la presidencia del país, a que aprueben una Ley de Buenas Prácticas Comerciales, formulada hace 6 años, que sancione las prácticas desleales en que incurren las cadenas comerciales.

La asociación nacional cuenta con más de 130 agremiados dedicados a la comercialización y distribución de productos alimenticios, de higiene personal y del hogar que representan el 46.7 % del canal abarrotero del país.

(Edna Mariana Cano – Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();