Tipo de cambio: la presión es externa

El tipo de cambio experimenta fuertes presiones por la incertidumbre europea, al grado de llevar a la paridad peso-dólar a niveles no vistos desde la crisis de 2009: alrededor de 14.3 unidades en sus operaciones interbancarias y 14.5 pesos al menudeo.

Las monedas de los principales mercados emergentes han tenido notables fluctuaciones desde finales de 2011 como resultado de la alta incertidumbre global. A lo largo de los últimos meses ha habido un incremento de la volatilidad en el mercado cambiario, pero particularmente los eventos en Europa han exacerbado la aversión al riesgo y ocasionado fuertes movimientos en los mercados cambiarios.

El peso mexicano ha sido partícipe de estas fluctuaciones, motivado el surgimiento de dudas sobre qué trayectoria podría seguir en lo que resta del 2012, y más a corto plazo previo a las elecciones federales. Aunque México lleva dos transiciones federales sin devaluaciones, no se puede descartar que los inversionistas se pongan nerviosos por la cercanía del proceso electoral.

Un análisis del grupo financiero BX+ señaló que su estimado para el cierre del año es de 12.45 pesos por dólar. Los principales riesgos para que ello se cumpla son:

1. “Crisis de la deuda europea: La situación fiscal de algunos países de la periferia continúa siendo muy complicada y no parece tener una pronta solución. Esto podría ocasionar un contagio a los demás países de la zona, incrementando aún más la volatilidad en los mercados.

2. “Déficit en Estados Unidos: El debate entre republicanos y demócratas para reducir el déficit fiscal continúa en marcha. La incertidumbre acerca del monto total del recorte y su distribución podrían decepcionar al mercado en términos de la credibilidad del plan o de su impacto sobre el crecimiento de largo plazo en dicho país.

3. “El posible aumento del precio del petróleo debido a los conflictos en Irán representan un nuevo problema para México, pues esto podría traducirse en depreciación del tipo de cambio y presiones inflacionarias; además de que un incremento en el precio del crudo tendría como consecuencia un aumento en los costos de los insumos de varias industrias, desacelerando el crecimiento”.

Los analistas de la institución financiera esperan que en el transcurso del año el tipo de cambio recupere terreno si los tres principales riesgos señalados empiezan a disminuir, tal y como se pudo comprobar a principios de 2012, al disminuirse la incertidumbre, el peso se apreció 7% solo en el primer mes del año.

“Actualmente, la volatilidad ha borrado sus ganancias (cambiarias), pero una vez que disminuyan las tensiones, esperamos un regreso y que finalice en 12.45 pesos por dólar de acuerdo con nuestros pronósticos”.

La principal razón que sustenta un regreso del tipo de cambio es que entre las medidas que se han tomado para estabilizar el tipo de cambio con una visión de largo plazo se encuentra la acumulación de reservas internacionales, que ha resultado muy exitosa en la medida que ha dado certidumbre al peso, al cual se juzga como una moneda blindada y fuerte. Con ello se ha logrado reducir las presiones especulativas y de coyuntura que han jugado en contra de nuestra divisa, afirmaron los especialistas de BX+.

(Ricardo Vázquez – Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();