Campañas, en la recta final

Por Alejandro Ramos Esquivel

Con una ventaja promedio de 15 puntos en la mayor parte de las encuestas, el candidato de PRI-PVEM, Enrique Peña Nieto, se perfila como el muy probable ganador de la elección presidencial del 1 de julio próximo.

Ya en la recta final de las campañas, los candidatos y sus partidos están orientados de un lado a tratar de mostrar músculo (popularidad) en sus cierres, y de otro a organizar a militantes y simpatizantes para que acudan a votar.

La etapa proselitista concluye el miércoles próximo, día en que el candidato de la coalición de izquierda, Andrés Manuel López Obrador, convocó a un acto multitudinario en el Zócalo capitalino seguido de una marcha por la avenida Paseo de la Reforma hasta el Ángel de la Independencia.

Será una demostración de “músculo” de los partidos de izquierda, que ya se dan por seguros ganadores de la competencia por la gubernatura del Distrito Federal con su candidato Miguel Ángel Mancera, y por ende con López Obrador como vencedor en la capital del país en la contienda por la Presidencia de la República.

Las encuestas corroboran estas hipótesis, dado que Mancera tiene una ventaja de más de 20 puntos sobre la candidata del PRI, Beatriz Paredes, y aun mucho mayor en relación con la representante del PAN, Isabel Miranda de Wallace, y la del Panal, Rosario Guerra.

Ante esta situación y el impacto mediático que puede alcanzar el acto de cierre de campaña de López Obrador, el candidato presidencial del PRI realizó uno previo ayer en el Estadio Azteca, donde reunió a casi cien mil personas.

Previamente, el sábado 23 del presente, la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, realizó su cierre de campaña en la capital del país en la Plaza de Toros México, un recinto con capacidad para 50 mil personas, por lo que comparado con los actos de López Obrador y Peña Nieto resultó muy menor, con lo cual el PAN y sus candidatas a la primera magistratura y a la gubernatura capitalina se perfilan para ocupar el tercer lugar en las votaciones.

PRI y gobierno prefieren a Josefina en segundo lugar

Por razones distintas, pero coincidentes en el objetivo, el PRI y el gobierno del presidente Felipe Calderón prefieren que la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, ocupe el segundo lugar en las votaciones, dado que ya no le dan posibilidades de alcanzar el primero, por lo que sí ven importante que supere a López Obrador.

En la mayor parte de las encuestas el candidato de la izquierda mantiene una ligera ventaja de uno a tres puntos (empate técnico) sobre Vázquez Mota, pero los propios priistas estiman que López Obrador podría acercarse hasta ocho puntos a Peña si logra atraer el voto indeciso, particularmente de los jóvenes.

Por tal razón, los priistas y peñistas preferirían que ese voto fuera para Vázquez Mota y que ésta terminara en el segundo lugar, dado que ello garantizaría que de inmediato reconocerían tanto ella como el gobierno de Calderón el triunfo del mexiquense.

Para Calderón y su equipo más cercano, que en las últimas semanas han impulsado la candidatura de Vázquez Mota, también sería preferible que superara a López Obrador, aunque ven muy difícil que pudiera alcanzar a Peña, a pesar de que ella insiste en que “los milagros sí existen”.

Que Josefina ocupara el segundo lugar permitiría de un lado que Calderón pudiera declarar, tal como lo hizo el expresidente Ernesto Zedillo en su momento, quién es el candidato ganador, validando de este modo las cifras preliminares del Instituto Federal Electoral.

Pero lo más importante para Calderón y su gobierno es que el PAN no sufriría una debacle que lo lanzara al tercer lugar y perdiera de manera muy importante representatividad en el Senado y en la Cámara de Diputados.

Adicionalmente, que Josefina terminara en tercer lugar también implicaría un juicio reprobatorio de la ciudadanía a los gobiernos panistas y en particular al de Calderón, que ha sido seriamente cuestionado por los 60 mil muertos que ha dejado la guerra contra el crimen organizado y ahora por el fiasco que representó la captura del falso hijo del “Chapo” Guzmán.

Lo malo para el objetivo de que Vázquez Mota alcanzara el segundo lugar es que no ha crecido en las preferencias electorales y nunca pudo despegarse, antes al contrario, fue empatada y rebasada por López Obrador.

Persiste el temor al conflicto postelectoral

Pero el peor escenario para el PRI y el propio gobierno es que López Obrador lograra acercarse a menos de cinco puntos de Peña y eventualmente llegara a superarlo por escaso margen, dado que estarían repitiéndose las condiciones que prevalecieron en los polémicos comicios de 2006, en que Calderón sólo se impuso por medio punto (menos de 300 mil votos).

Aunque este escenario se considera poco probable, en una elección nada puede descartarse, por lo que el objetivo de los priistas es ganar por lo menos con una diferencia de diez puntos (cinco millones de votos), lo cual restaría argumentos de impugnación a López Obrador en caso de que éste ocupara el segundo lugar.

Los priistas perciben que el tabasqueño está preparando un conflicto postelectoral, que ha utilizado un doble lenguaje en que de un lado dice que respetará el resultado y de otro advierte que el IFE deja hacer y deja pasar el “fraude” que preparan “los de arriba” en favor de Peña Nieto.

Para reforzar este discurso y dar una prueba de músculo es que los partidos de izquierda (PRD-PT-Movimiento Ciudadano) echarán su resto en el acto de cierre de campaña de López Obrador, pues ahí buscarán mostrar el arrastre popular de su candidato teniendo como escenario el principal centro político y administrativo del país.

Con eso la izquierda buscará generar la percepción de que López Obrador cuenta con un gran respaldo ciudadano y presentarlo como ganador de la elección.

Y aunque eso no suceda, si el tabasqueño se acerca en los votos a Peña Nieto, la izquierda podría contar con elementos para organizar un conflicto postelectoral similar al que estalló luego de las elecciones de 2006.

De ahí la insistencia de Peña en el sentido de que las elecciones se ganan con votos; de Josefina, quien insiste en que los “milagros existen”, y de López Obrador de que “los de arriba” preparan “un nuevo fraude”. El domingo próximo veremos qué ocurre.

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();