Deducción de colegiaturas

 

Lo más probable es que usted haya escuchado que a partir de este año es posible deducir las colegiaturas. Después de varios años de intento y de iniciativas por parte de algunos legisladores, el pasado 15 de febrero de 2011 fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el decreto por el que se otorga un estímulo fiscal a las personas físicas para poder deducir sus pagos por servicios educativos.

No obstante el mandato constitucional de que el Estado debe proporcionar la educación de manera gratuita e incluso es obligación de los mexicanos obtener como mínimo el grado de primaria, ante la falta de recursos y de espacios que se observa en las escuelas públicas, una gran parte de las familias mexicanas ha decidido utilizar los servicios educativos que ofrecen las escuelas particulares.

Por lo anterior, el hecho de que gran parte del presupuesto familiar es destinado a erogarlo en la educación en substitución de lo que el Estado debería destinar, desde hace varios años se esperaba que mínimo se diera la posibilidad de que este gasto se pudiera deducir en la declaración anual de la persona física que efectuara el gasto respectivo. Así fue que el Presidente Felipe Calderón emitió el decreto en el que se otorga un estímulo fiscal consistente en permitir la deducción de estos pagos por colegiaturas.

Se menciona que la aplicación de este estímulo logrará que la economía familiar se fortalezca, al reducir el impacto en la determinación del Impuesto Sobre la Renta, y con ello generará a las familias mayor disponibilidad de recursos, mismos que podrán ser utilizados en otros rubros para el mejoramiento y bienestar del hogar.

¿Cómo, cuándo y quién tiene derecho a aplicar este estímulo fiscal?

Sólo las personas físicas que tengan la obligación de presentar declaración anual o las personas físicas que opten por presentarla por no estar obligados, podrán aplicar este beneficio, y de alguna manera a nivel anual genera un saldo a favor en el Impuesto Sobre la Renta, o minimiza la carga fiscal del contribuyente. Según un análisis por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público se estima que con la aplicación de este beneficio se dejará de recaudar alrededor de 13 mil millones de pesos, mismos que compensará en la reducción de gastos.

Luego entonces, este beneficio sólo podrá ser aplicado en la declaración anual del ejercicio fiscal 2011, mismo que se deberá presentar a más tardar en abril de 2012. Es decir, este beneficio no podrá ser aplicado en la declaración anual 2010, próxima a presentarse, sino que sólo podrán deducirse las colegiaturas pagadas a partir de servicios educativos proporcionados a partir del 1° de enero de 2011.

Por lo anterior es necesario que se prepare y cumpla con una serie de requisitos así como que conozca las limitaciones en la aplicación de este estímulo, tales como:

1.- Sólo se aceptaran disminuir de la base del Impuesto Sobre la Renta, los pagos que se realicen a instituciones educativas privadas, y que tengan autorización o reconocimiento de validez oficial de estudios en términos de la Ley General de Educación.

2.- Es aplicable sólo a pago por colegiaturas por servicios de enseñanza al alumno de acuerdo con los planes y programas autorizados, y no aplica a los pagos por inscripción, reinscripción, material didáctico, útiles, libros y uniformes.

3.- Aplica a los pagos por servicios de enseñanza correspondiente a los tipos de educación básica y medio superior, efectuados por el contribuyente para sí, para su cónyuge o para la persona con quien viva en concubinato y para sus ascendientes o descendientes en línea recta, y que éstos a su vez no obtengan ingresos en cantidad igual a superior a un salario mínimo elevado al año.

4.- Los pagos debe efectuarlos mediante cheque nominativo, traspaso de cuenta bancaria, o mediante tarjeta de crédito, de débito o de servicios. Sobre este punto en particular, prepárese para que de aquí en adelante efectúe los pagos a través de estos medios, porque en algunas ocasiones, o incluso por metodología de cada institución educativa, los pagos se deben realizar en ventanilla bancaria, y/o en otros casos en efectivo.

5.- Solicitar a la escuela privada la factura correspondiente por el pago de la colegiatura del mes de que se trate. Es decir, de ahora en adelante si nuestro deseo es aplicar la deducción de colegiaturas debemos acostumbrarnos a solicitar la factura respectiva al plantel educativo. Si bien es cierto que los meses de enero y febrero pueden ser meses en los que ya se cerró el ciclo de facturación, anote dentro de sus pendientes que al efectuar el pago de la colegiatura del mes de marzo 2011 deberá acudir a la administración del colegio particular para solicitar su comprobante respectivo, mismo que deberán reunir los requisitos fiscales correspondientes.

Si cree que podrá deducir el total del pago de colegiaturas efectuadas por todo el ejercicio fiscal 2011, está equivocado, porque sólo se podrá deducir por cada una de las personas por la que se efectué el servicio educativo los siguientes límites anuales de deducción que para cada nivel educativo corresponda:

Nivel educativo    Límite anual de deducción

Preescolar    $14,200

Primaria    $12,900

Secundaria    $19,900

Profesional técnico    $17,100

Bachillerato o su equivalente    $24,500

Como se observa en la tabla anterior, no incluye ni pagos por servicios de maternal, ni pagos por educación a nivel licenciatura y demás grados superiores, sólo colegiaturas de educación básica y /o media superior.

Conforme se estableció en la exposición de motivos en la creación de este decreto, estos límites fueron determinados por la Secretaría de Educación Pública, de acuerdo con la información que se tiene disponible y analizada para el Cuarto Informe de Labores de la presente administración federal.

En conclusión, se ha dado un paso importante en la emisión de este decreto de facilidad fiscal. Desde luego, en opinión de un servidor, hubiera sido más atractivo que se hubiera permitido mayores parámetros de deducción por cada nivel educativo, ya que la mayoría de las escuelas privadas tiene colegiaturas que superan estas cantidades anualizadas. Incluso el que se hubiera podido también deducir el importe de útiles escolares y uniformes hubiera sido óptimo, con el afán de mejorar nuestra educación en México.

De ahora en adelante debemos acostumbrarnos a solicitar la facturación respectiva por los pagos efectuados por colegiaturas, hacer los pagos por transferencia, cheque, tarjeta, y de esta manera ir preparando toda la documentación soporte y poder tomar sin ningún riesgo esta deducción de colegiaturas para cuando estemos elaborando nuestra declaración anual por el ejercicio fiscal 2011.

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();