Fovissste no financiará viviendas en zonas de riesgo

El pasado 8 de agosto del año en curso Fovissste y Sedesol firmaron un convenio de coordinación, así como con los demás organismos de vivienda, donde se compartirá una plataforma de información unificada que se conoce como Atlas de Riesgos.

Este señala precisamente los riesgos a los cuales están expuestas las 150 ciudades de México que tienen más de 150,000 habitantes en todas las regiones del país.

Dicha herramienta será fundamental para evitar que el Fondo financie viviendas en zonas que, de acuerdo con el Atlas de Riesgo, están clasificadas precisamente como zonas no aptas para la construcción y el desarrollo de conjuntos habitacionales.

Manuel Pérez Cárdenas, Vocal Ejecutivo del Fovissste, reconoció el esfuerzo y colaboración de la arquitecta Sara Topelson, subsecretaria de Vivienda de la Sedesol, para la conformación del Atlas de Riesgo, trabajo que “marca un hito trascendental para iniciar el proceso de financiamiento o construcción de vivienda en zonas, ahora sí, aptas y seguras”.

Derivado de varios fenómenos naturales suscitados durante los años 2009 al 2012, miles de acreditados del Fondo reclamaron a la institución haber financiado sus viviendas en zonas que a la postre resultaron no seguras y que por lo mismo ante un sismo, inundación o precipitación pluvial abundante sufrieron daños a conjuntos habitacionales y/o  a viviendas en particular, es decir, sufrieron daños al patrimonio económico familiar.

En ese momento lo que ofrecía el Fovissste a sus acreditados era repararles los daños, ya fuese a través de los seguros que para tal propósito tiene contratados para garantizar la seguridad de cada una de la viviendas de las que ha financiado en toda su historia, pero también acciones de coordinación con autoridades locales.

Cabe destacar que en los casos más recientes de inundaciones en Tabasco y Veracruz, el Fondo actuó de inmediato para la reconstrucción de las casas o repararlas.

Si sus habitantes se vieron en la necesidad de abandonar las casas mientras se llevaban a cabo las reparaciones, se les apoyó con el pago de la renta en otro lugar hasta por 7,000 pesos mensuales en tanto concluían los trabajos. Se cubrió también el costo de los enseres domésticos que resultaron dañados.

Es decir, se ofrecían soluciones a los daños ocurridos que significaron molestias y costos a las personas, pero también para las autoridades, incluido el propio instituto.

Con el acuerdo recién firmado y la aplicación del Atlas de Riego esto ya no sucederá.

(Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();