Nintendo pierde terreno ante los smartphones

El negocio de los juegos no es pura diversión. Después de años de crecimiento impresionante, las principales compañías de videojuegos están en problemas.

Consumidores económicamente abatidos, sistemas de consolas obsoletos y un desplazamiento masivo de los medios físicos a los digitales, han creado un nuevo dolor de cabeza para las empresas tradicionales como Microsoft, Nintendo y Sony.

Las tres están preparando su próxima generación de juegos. La pregunta es: ¿Cómo podrán rivalizar?

Microsoft debe estar confiada. Ha vendido más consolas en Estados Unidos que Nintendo o Sony durante los últimos 18 meses.

Xbox 360 acaparó el 47% de todas las ventas de hardware en Estados Unidos en junio, lo que representaba el decimosexto mes consecutivo en que la firma alcanzaba una cuota del 40% o superior.

El éxito de Microsoft no pudo vaticinarse años atrás, cuando la Xbox 360 no igualó a la consola Wii de Nintendo, más barata y con sensor de movimiento. Sin embargo, Microsoft fue capaz de ganar tracción entre los jugadores al lanzar su propio sistema periférico de reconocimiento de movimiento, el Kinect.

Microsoft también añadió una agresiva oferta de entretenimiento a su servicio Xbox Live, al incluir programación de ESPN y HBO Go, y convertir el dispositivo en un centro multimedia doméstico.

Eso, sumado a las reducciones de precios que han llevado a la consola a costar 199 dólares, contribuyó para que Microsoft se convirtiera en una fuerza dominante en la industria.

Nintendo, en cambio, perdió tracción. Cuando la actual generación de consolas entró al mercado, la Wii las aventajaba con mucho. La consola de Nintendo tenía juegos de movimiento que los competidores no podían ofrecer. Era mucho más barata que la Xbox 360 o la PlayStation 3.

En su último reporte trimestral, Nintendo informó que vendió sólo 710,000 unidades de Wii en todo el mundo, una cifra inferior a los 1.6 millones de unidades vendidas durante el mismo periodo del año pasado. En otras palabras, la Wii está en declive.

El ocaso de la consola Wii sigue el similar y desconcertante hundimiento del negocio de las consolas portátiles. Los smartphones y las tablets son cada vez más populares y sus componentes más potentes.

Mientras tanto, editores de juegos como Electronic Arts aseguran que los jugadores prefieren cada vez más utilizar estos dispositivos móviles para jugar sus títulos.

Y ¿por qué no?  Los smartphones y las tablets de hoy ofrecen imágenes de alta calidad y la comodidad de poder cambiar de una llamada telefónica o mensaje de texto a un videojuego es demasiado atractiva como para dejarla pasar.

Ésa es probablemente la causa del dramático giro que han dado los ingresos del negocio de los juegos móviles en los últimos años.

(Mexican Business Web con información de agencias)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();