Habrá desaceleración en México, no recesión

El impacto que la economía estadounidense tendrá sobre la economía mexicana será solamente una desaceleración y no una nueva recesión, afirmaron analistas del sector privado.

Analistas de Santander afirmaron: “Estimamos que la desaceleración estadounidense tendrá efectos para la actividad en México, fundamentalmente en el último cuatrimestre de este año y en la primera mitad del 2012, pero es posible que algunos indicadores pudieran ya presentar un impacto desde agosto debido a la elevada incertidumbre financiera global observada en las semanas recientes y que afecta decisiones de inversión y expectativas”.

Agregaron que en todo momento “estamos suponiendo un bajo crecimiento de la economía estadounidense, pero no una nueva recesión económica (que implicaría al menos dos trimestres consecutivos de lecturas negativas)”.

De manera que reconociendo un escenario más adverso en el ámbito internacional, Santander revisó su expectativa de crecimiento del PIB para México en 2011, a 3.9% de 4.5% y para 2012 ahora vemos una tasa de expansión de 3.2% en lugar de 3.7% estimado previamente.

Por lo que respecta a Estados Unidos, pronostican que la economía estadounidense crecerá ligeramente arriba de 1.5% en 2011 y apenas arriba del 2.0% en 2012.

El pasado viernes 26 de agosto, el Banco de México (Banxico) reconoció que durante las últimas semanas, el entorno externo se deterioró de manera significativa. La información más reciente acerca de la actividad económica en Estados Unidos muestra que su crecimiento ha sido débil durante prácticamente todo 2011 y que se mantienen los problemas estructurales de desempleo, sobreendeudamiento de los hogares y del mercado de vivienda. Lo anterior llevó a que las expectativas de crecimiento para 2011 y 2012 se revisaran sustancialmente a la baja.

“En México, la actividad productiva sigue con una tendencia positiva pero su ritmo de crecimiento ha perdido cierto dinamismo. Algunos componentes del gasto interno se han desacelerado moderadamente, si bien las exportaciones permanecen vigorosas. Las perspectivas de crecimiento se han revisado a la baja, en buena medida en respuesta a la desaceleración de la economía de Estados Unidos”.

Debemos recordar que México mantiene una amplia liga en los ciclos económicos y financieros con la economía estadounidense, principalmente por el estrecho vínculo en el sector de manufacturas, así como también en cuanto a los flujos de Inversión Extranjera Directa y el destino de las exportaciones originadas desde México.

(Ricardo Vázquez – Mexican Business Web)

 

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();