Estados endeudados, pero aún con crédito

La perspectiva para de las entidades federativas mexicanas permanece negativa, debido a las presiones del gasto y la falta de disciplina presupuestaria, advierte un reporte de Moody’s Investors Service, y no espera que cambien las calificaciones de la mayoría de los estados en los próximos 18 meses que cubre el período de la perspectiva.

Según datos de Reforma, los estados y municipios pierden hasta 42,274 millones de pesos al año por no aplicar sus facultades de recaudación en el impuesto sobre nóminas, el más importante para los estados, y el gravamen al predial. El crédito bancario a estados y municipios cayó en junio 7,370 millones de pesos. Los ingresos estatales dependen de las participaciones federales porque prefieren no ejercer sus facultades recaudatorias.

“Esperamos que el desempeño financiero de los estados continúe siendo deficiente, a pesar de las condiciones macroeconómicas favorables. El riesgo de refinanciamiento también está incrementándose y las prácticas de administración y gobierno interno continúan débiles”, dijo Adrián Garza, analista de Moody’s.

Moody’s también espera que los niveles de deuda de largo plazo continúen creciendo, aunque a un menor ritmo, con lo cual se mantendrán en niveles moderados. “En general, no consideramos que los actuales niveles de endeudamiento representen un riesgo extendido por todo el sector”, señaló Garza.

Moody’s ha identificado algunos estados con calificaciones, tanto de grado de inversión como de grado especulativo, que ya están registrando elevados niveles de deuda, por encima de 30% del total de sus ingresos.

Según la Ley General de Contabilidad Gubernamental (LGCG), aprobada en 2008, los estados y municipios deben completar el proceso de armonización a más tardar el 1 de enero de 2012, sin embargo, no ha sido tarea sencilla. “La complejidad de algunos de los nuevos procesos y registros que demanda la contabilidad gubernamental ha provocado que por lo menos 80% de los estados hayan contratado una consultora”, aseguró Enrique Clemente, socio líder servicios al sector público de Deloitte, una de las firmas contratadas.

Si el débil desempeño financiero de estos estados continúa por un periodo prolongado, se elevarían aún más sus indicadores de deuda, incrementando su riesgo crediticio. Otros riesgos crediticios presentes para los estados incluyen la posible reducción de los ingresos en aquellos estados que decidan no sustituir el impuesto federal de la tenencia con un impuesto estatal, lo cual podría generar presión adicional en sus resultados financieros y limitar aún más su flexibilidad financiera.

“El problema de fondo que hay en nuestro país es que el sistema tributario está diseñado de tal manera que los estados no tienen estímulos para cobrar impuestos”, dijo Luis Robles, presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos de México.

Pese a la creciente preocupación en torno a los niveles de endeudamiento de los estados, Moody’s espera que el financiamiento bancario continúe, lo que brinda cierta estabilidad financiera al sector, de acuerdo con el reporte.

(Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();