Learjet 85, avión canadiense hecho en México

Hace cinco años Real Gervais tuvo la misión de edificar la primera planta de Bombardier en México, hoy es una realidad, y alberga la joya de la corona de la empresa canadiense, el fuselaje del Learjet 85, de ocho plazas.

Para la construcción de este novedoso jet ejecutivo, que volará hasta 2013, Bombardier invirtió 250 millones de dólares a partir de 2008, hoy es una realidad, y aunque no es totalmente armado en México, en Querétaro cuenta con un horno de fundición que le permite vaciar en una sola pieza el cuerpo del avión, sin alas, de punta a punta.

Es tal la apuesta de la empresa al Learjet 85 que el secreto en que se mantiene su proceso de construcción es casi de Estado, aunque el periódico Excélsior pudo verlo unos momentos.

En dos años el primer avión de este tipo verá la luz desde Querétaro, “Hemos sobrepasado las expectativas que teníamos en los primeros cinco años, en los próximos 20 años la demanda de aviones va a ser muy importante y Bombardier está muy bien posicionado en aviones ejecutivos, en reemplazo de aeronaves y en aviación comercial”, comentó el vicepresidente de operaciones de la división Aerospace en México.

Reconoce que la apuesta en México es el Learjet 85, de cuyo éxito dependerá que se incremente su producción en el país. En los siguientes dos a tres años, Bombardier Aerospace quiere subir de mil 600 empleados que tiene actualmente en Querétaro, a dos mil o más.

“Ahora este sitio es mucho más importante que todos, porque provee muchos productos”, dijo, aunque reconoció que por ahora no hay planes de aumentar la producción, sino ver despegar al Learjet 85.

A pesar de la crisis Con sede en Canadá, Bombardier tiene 65 mil 400 empleados.

En el año fiscal que terminó el 31 de enero de 2011, facturó 17 mil 700 millones de dólares estadunidenses. En la división Aerospace emplea a 33 mil 300 personas y en ese mismo periodo fiscal, ingresó ocho mil 600 millones de dólares al grupo, que también fabrica transportación sobre rieles, (mil 200 millones de dólares menos que en 2010).

Su reporte financiero indica que tiene órdenes de compra por 16 mil 600 millones de dólares, sólo 100 millones de dólares debajo de un año antes.

Durante 2010 entregó 244 aeronaves, contra 302 del año anterior, de los cuales 97 fueron aviones de negocios, 143 comerciales y cuatro anfibios.

Según la firma, entre 2010 a 2030 harán 24 mil entregas en el caso de los aviones de negocios, que tendrán un valor de 626 mil millones de dólares.

En el caso de los aviones comerciales, los que utilizan las líneas aéreas, la demanda que se contempla es de 12 mil 800 entregas con un valor de 612 mil millones de dólares.

Los principales consumidores de este mercado serán América del Norte, Europa y China, así como el resto de la región Asia-Pacífico. Lejos, uno mexicano Un avión producido en México de principio a fin es sólo un  sueño, para lograrlo, reconoció Gervais, son necesarias una serie de modificaciones por parte de las autoridades mexicanas, así como un mercado sólido que los demande.

La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) tendría que homologarse con la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos para tener reconocimiento internacional.

“No tenemos fecha o plan formal de construir un avión en México, antes debemos asegurarnos de que el negocio entero está cubierto y eso significa que necesitamos asegurar que las autoridades mexicanas, que la Dirección General de Aeronáutica civil tiene regulación homologada con el resto del mundo, hoy en día no es así, y por eso no podríamos venderlo en Estados Unidos o Canadá”, aseguró.

Además sería necesario crear infraestructura que en la actualidad no existe en territorio mexicano, y todo un sistema educacional que soporte y nutra de talento a toda la industria alterna que acompañaría a la producción de un avión, como ingenieros, proveedores con personal especializado, diseño, capacidad de certificación, entre otros.

Actualmente la planta de Bombardier tiene sólo cinco proveedores mexicanos, y a diferencia de otras industrias, en la aeroespacial ser proveedor requiere una serie de certificaciones internacionales que no cualquier empresa puede cumplir.

Sin embargo, Real Gervais reconoció que existe una gran oportunidad para ampliar esta limitada lista.

“Lo que hacemos ahora es comprar fuera de México, pero tenemos que desarrollar proveedores, tenemos sólo certificados a cinco pero necesitamos a más que tengan sus procesos certificados, pero se necesita invertir, lleva tiempo”, reconoció.

“Me siento muy feliz de trabajar en México, ha sido muy importante porque es la primera vez que la empresa decide construir desde un campo verde, normalmente crece donde ya está, pero es la primera vez que decide incursionar en otro país desde el campo verde, y hemos conseguido éxito por la gente, por el sistema educacional es donde se ha reflejado rápidamente el crecimiento”, concluyó.

(Excélsior)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();