Carlos Slim, contra la pared en Panamá

Ideal, la administradora de proyectos de infraestructura de Carlos Slim, se encuentra inmersa en una controversia legal en Panamá, cuyo saldo podría redundar en millonarias pérdidas para el empresario mexicano.

Hace cinco años, el gobierno panameño revocó dos concesiones a dos compañías locales que autorizaban construir y operar dos plantas hidroeléctricas, cinco meses después, las autoridades panameñas encontraron a una empresa capaz de realizar esos trabajos: Ideal.

Tras una licitación internacional, el gobierno de Panamá otorgó a Slim las dos concesiones para construir y operar las plantas hidroeléctricas Bajo la Mina y Baitún.

Sin embargo, el empresario panameño Julio César Lisac Jiménez, quien fundó y controla las empresas que sufrieron la revocación de sus concesiones, la Mina Hydro-Power y Complejo Hidroeléctrico Progreso, ha luchado desde entonces para revertir la decisión gubernamental.

La empresa inició sus acciones, incluso meses antes de que el gobierno del expresidente Martín Torrijos anunciara que Ideal había ganado la licitación internacional. Hasta ahora, Lisac Jiménez ha ganado una importante decisión.

La Suprema Corte de Panamá concluyó en noviembre del año pasado que él, junto con su compañía La Mina Hydro-Power, sufrió una tropelía cuando el gobierno de Torrijos le revocó la concesión de la planta hidroeléctrica, Bajo de Mina, ubicada junto al río Chiriquí Viejo.

El gobierno panameño aún no acata la decisión de la Suprema Corte, pero el fallo pone en aprietos a Ideal en Panamá justo ahora que se apresta a vender acciones en México y el extranjero para recabar 500 millones de dólares. La empresa de infraestructura corre el riesgo de tener que regresar una de las dos presas y plantas hidroeléctricas que edificó en Panamá.

Slim sabía cuando entró a participar en la licitación que las concesiones enfrentaban un litigio en las cortes por parte de Lisac Jiménez. Sin embargo, el empresario mexicano decidió tomar el riesgo, que hoy, a cinco años de distancia, ha cobrado mayor relevancia ante el fallo de la Suprema Corte.

Así, Slim, el hombre más acaudalado del planeta, menospreció la lucha que iba a dar Lisac Jiménez en defensa de sus proyectos y que Slim ya conocía. En 2005 y 2006, diversos ejecutivos de Ideal sostuvieron reuniones con Lisac Jiménez para explorar posibles asociaciones en torno a la edificación de las dos plantas hidroeléctricas.
Las reuniones, empero, no llegaron a nada. Claro que Slim y los ejecutivos de Ideal confían en que sus dos concesiones en Panamá se mantendrán vigentes y que el gobierno panameño encontrará una solución a la disputa legal. Además de que Ideal cuenta con protección legal para ser recompensada en caso de que el gobierno panameño expropie su planta hidroeléctrica y revoque la concesión para operarla.

De cualquier manera, Ideal reconoce que la situación que enfrenta en Panamá con una de sus dos concesiones hidroeléctricas es, cuando menos, incierta.

Ideal “no puede asegurar que el resultado de este litigio, del cual no tenemos control. . . [resulte en] que nuestra concesión sea rescindida o revocada, lo cual causaría un efecto material adverso en nuestra inversión. . . o en los resultados de operación futuros”, dijo la empresa en el prospecto preliminar de venta de acciones. “La compañía no puede garantizar que pueda recuperar la cantidad a la cual se cree que tiene derecho bajo la concesión”.

Ideal ha invertido cerca de 200 millones de dólares para edificar la planta hidroeléctrica Bajo de Mina, además de que pagó 12.5 millones para la adjudicación de ese título de concesión.

La empresa estima que las dos plantas hidroeléctricas, que tendrán una capacidad de 141.8 megawatts o de cerca de 10% de la capacidad eléctrica instalada de Panamá, generarán ingresos anuales por cerca de 95 millones de dólares. Estos ingresos muy probablemente se reduzcan en poco menos de la mitad si Ideal pierde la concesión de 50 años para explotar la planta Bajo de Mina.
(Sentido Común)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();