Otra pifia de García Luna

De nueva cuenta los hombres del secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, han puesto en entredicho al gobierno del presidente Felipe Calderón y a su “estrategia” de lucha contra el crimen organizado.

Primero fue el “montaje televisivo” para simular una captura “en vivo” de la ciudadana francesa Florence Cassez, lo que a la postre motivó un conflicto aún no resuelto con el gobierno francés y sobre todo una prueba fehaciente de que la justicia en México puede ser manipulada a capricho de las autoridades.

Más recientemente policías federales, de la corporación que comanda García Luna, se enfrentaron a tiros en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, sin que hasta el momento se haya esclarecido cabalmente la causa de la confrontación ni detenido a varios de los uniformados que victimaron a sus propios compañeros.

Por si algo faltara, hace apenas unos días, los hombres de García Luna protagonizaron otro desafortunado incidente al balear a dos agentes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense y un oficial de la Marina mexicana, en la población de Tres Marías, en el estado de Morelos.

Asaltantes con uniforme, detrás del operativo

El vehículo en que viajaban los agentes de la CIA y el oficial de Marina estaba blindado, lo que les salvó la vida dado que fueron objeto de un intenso tiroteo por parte de elementos de la Policía Judicial Federal, que en esa acción no iban uniformados.

La versión oficial del incidente es que los federales realizaban una operación encubierta para capturar a una banda de secuestradores que operaba en la zona, razón por la cual no llevaban uniforme cuando detuvieron a la camioneta con placas diplomáticas, a la que según dijeron confundieron con un vehículo de los presuntos delincuentes.

Los agentes estadounidenses y el oficial de Marina salvaron la vida debido a que este último solicitó ayuda vía telefónica a sus compañeros de la Armada, quienes se desplazaron al lugar y lograron que se pusiera un alto al fuego. El vehículo blindado quedó semidestrozado.

El presidente Felipe Calderón, en un acto público al que asistió el Embajador de Estados Unidos en México, se comprometió a que el caso sería aclarado plenamente y no habría impunidad para los responsables, y que por lo pronto los agentes que participaron en los hechos están ya bajo arraigo.

La titular de la Procuraduría General de la República, Marisela Morales, dijo que se investiga el porqué los policías que dispararon contra el vehículo blindado vestían de civiles y los que fueron detenidos y presentados al Ministerio Público lo hicieron uniformados.

En declaraciones no ministeriales, los agentes de la CIA dijeron que no se detuvieron ante los civiles que los encañonaron porque no vieron a ningún uniformado, por lo cual maniobraron para tratar de eludir al grupo que les apuntaba con armas largas y que luego les disparó con la clara intención de darles muerte.

Al igual que el incidente en el Aeropuerto de la Ciudad de México, lo que priva es la confusión en las indagaciones, y en el caso de Tres Marías una línea de investigación apunta a que varios de los agentes involucrados en realidad eran o colaboraban con una banda de secuestradores “exprés” que detenían por varias horas y extorsionaban a personas que viajaban solas en sus vehículos por la zona donde se produjo el incidente con la camioneta de la Embajada de EU.

Hasta ahora, formalmente Estados Unidos ha dejado en manos de las autoridades mexicanas la indagatoria correspondiente, en tanto que los agentes de la CIA, que resultaron levemente heridos en ese episodio, de inmediato viajaron a su país por razones de seguridad, pero también porque no está clara la función que cumplían en territorio mexicano.

El “palomeo” a Peña intensifica la “gabinetitis”

Con la declaración de Enrique Peña Nieto como presidente electo, la “gabinetitis” se intensificó de inmediato.

Los nombres de Luis Videgaray, Jesús Murillo Karam, Miguel Osorio Chong, así como de mexiquenses cercanos al Presidente electo, se barajan para varias posiciones.

A Videgaray, visto como el hombre de todas las confianzas de Peña Nieto, hay quien lo ubica como secretario de Hacienda o de Desarrollo Social, aunque la idea generalizada es que será el titular de la Oficina de la Presidencia, en la práctica, una especie de jefe de gabinete (chief of staff).

A Jesús Murillo Karam, quien en su calidad de presidente de la Cámara de Diputados colocará la banda presidencial a Peña, se le augura una corta estancia en el Palacio Legislativo, para ocupar la titularidad de la Secretaría de Gobernación a más tardar en enero del año próximo.

Miguel Osorio Chong, otro de los hombres muy cercanos a Peña, es ubicado como probable titular de la Sedesol, aunque no se le descarta del todo como eventual secretario de Gobernación.

A mexiquenses como Alfonso Navarrete, diputado saliente, y al exgobernador César Camacho, actual presidente de la Fundación Colosio, se les perfila en el área de seguridad, concretamente en la Procuraduría General de la República y en la Secretaría de Seguridad Pública.

Sin embargo, a Camacho también se le menciona como posible titular de la Secretaría de Educación Pública.

Igualmente se perfila a Idelfonso Guajardo, quien ha sido el enlace del equipo de Peña con el sector empresarial, como titular de la Secretaría de Economía.

Otro cercano al hoy presidente electo, el mexiquense Gerardo Ruiz Esparza, se perfila como probable secretario de Comunicaciones y Transportes.

Entre prospectos que podrían venir al gabinete de Peña y que actualmente se encuentran en el extranjero, se menciona a Santiago Levy (quien ocupa un importante cargo en el BID) como titular de Hacienda o en el Seguro Social.

Al embajador de México en el Reino Unido, Eduardo Medina Mora, se le “maneja” como canciller, embajador de México en Estados Unidos y eventualmente como titular de la Secretaría de Seguridad Pública, dado que tiene como antecedente haber sido Procurador General de la República.

Incluso al actual director general de la OCDE, José Ángel Gurría, hay quienes lo consideran como candidato para ocupar la cancillería o la Secretaría de Hacienda, cargos que por cierto ya desempeñó en el gobierno del expresidente Ernesto Zedillo.

La lista es larga y se ampliará de aquí al 30 de noviembre, fecha en la que Peña dará a conocer la composición de su gabinete.

(Alejandro Ramos Esquivel-Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();