PAN, caballo que alcanza…

Cuando dos de los contendientes en la carrera presidencial para 2012 ya están en la pista, el PAN y sus tres aspirantes todavía siguen confiando en la premisa que dice que “caballo que alcanza gana”.

El handicap que concede el albiazul es doble, pues además de que aún no define quién será su candidato, será el único partido que irá solo, ya que el PRI y la izquierda lo harán en coalición.

La relativa ventaja que obtienen los panistas por ahora, es que en la etapa de precampaña únicamente sus aspirantes podrán promoverse plenamente y aprovechar los tiempos oficiales en los medios electrónicos de comunicación, no así los representantes de la izquierda y del PRI, que virtualmente eligieron candidatos de “unidad”.

Pero esta situación en nada parece preocupar al “abanderado” priista Enrique Peña Nieto, quien también estará apoyado por el Partido Verde y el Panal, de la maestra Elba Esther Gordillo.

De igual forma, el virtual candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, que tiene el respaldo de PRD, PT y Movimiento Ciudadano (antes Convergencia), tampoco sufre por la citada limitante.

Y es que tanto Peña Nieto como López Obrador, al ser ya candidatos virtuales de sus respectivas fórmulas, no dependen de los espacios que la ley electoral les restringe, puesto que son tan conocidos que con su sola presencia en actos públicos y en los medios de comunicación, realizan promoción del voto.

Ni qué decir de las llamadas “redes sociales” y las páginas de Internet, donde no hay limitante alguna, situación que aprovechan para estar muy activos en la promoción de mensajes en favor de sus respectivas campañas presidenciales.

Mientras esto ocurre, en el PAN siguen deshojando la margarita y todo indica que será hasta febrero próximo cuando tengan candidato presidencial.

Por ahora cuentan con tres aspirantes: Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel y Ernesto Cordero, y aunque éstos reconocen que son muchos y que será conveniente achicar la lista, ninguno quiere bajarse de la contienda.

Dos de los procedimientos de selección contemplados por los estatutos del PAN ya fueron descartados, éstos son: una elección abierta a la población y la designación directa, por lo que únicamente queda la tercera, que deja la designación a los votos de militantes y adherentes de ese partido.

Esta fórmula, dada la situación actual, es la más complicada y también la que genera mayores dudas y divisiones, pese a que los aspirantes y la dirigencia panista aseguran que todo va bien y muestra que, de todos los partidos, el PAN es el único que sigue un auténtico proceso democrático.

Empero, en sus cuarteles de precampaña cada uno de los aspirantes insiste en que tres son muchos e incluso algunos han propuesto que se haga una encuesta para que por lo menos se elimine al más rezagado en las preferencias electorales y lleguen a la final sólo dos contendientes.

La dirigencia formal del albiazul, encabezada por Gustavo Madero, ha examinado el asunto con los aspirantes y sus equipos, pero hasta ahora la decisión es que los tres vayan hasta el final y se elija al candidato conforme marcan los estatutos.

Pero como la palabra de Madero dentro de su propio partido no es del todo creíble y por tanto no garantiza que resulte un buen árbitro, aumentan las suspicacias y la percepción de que la decisión final vendrá de Los Pinos.

Los argumentos en este sentido son básicamente dos: la debilidad del liderazgo de Madero y el antecedente directo en el actual sexenio, que ha sido desde la casa presidencial donde se ha designado a por lo menos dos de los dirigentes del albiazul: Germán Martínez Cázares y César Nava, ambos en su momento integrantes del primer círculo de Felipe Calderón.

De ahí que se insista que la única explicación de que el exsecretario de Hacienda Ernesto Cordero siga en la carrera por la candidatura panista, cuando es el más rezagado en las encuestas, es que efectivamente -por lo menos hasta ahora- sigue siendo el “plan A” de Calderón.

Por su buen desempeño en las preferencias electorales a población abierta e incluso entre el propio panismo, además de haber sido eje del equipo de campaña de Calderón en 2006 (aunque luego se confrontó con algunos de los “cuates del presidente”), Josefina Vázquez Mota es considerada la opción B de Los Pinos.

El que en opinión del primer círculo del “number one”, definitivamente está fuera de las simpatías y por ende del respaldo de la casa presidencial, es Santiago Creel, quien compitió y perdió la interna con Calderón en 2006 y aún sigue pidiendo “cancha pareja”.

Paradójicamente, en el sistema de elección de candidato limitado a militantes y adherentes, Creel no está mal posicionado, puesto que tiene mucho más trabajo de partido que Vázquez Mota y Cordero y sus promotores estiman que por ahora ya cuenta por lo menos con poco más de una tercera parte de los votos.

De ser así, en ese terreno aventajará, al menos por ahora, a sus dos contendientes, en especial a Cordero, quien es panista reciente -de este sexenio-, por lo que la opinión prevaleciente en las filas del albiazul es que su candidatura sólo ser posible si es resultado de un “grosero dedazo” de Calderón.

Por lo pronto, los tres aspirantes panistas juegan a las “manitas calientes” y realizan simulacros de debate y recurren, aunque no con mucha fortuna en el caso de Cordero, a las redes sociales y los “shows” en los medios digitales.

En estos “juegos de guerra” incluso se han confrontado, como fue el caso de Vázquez Mota y Cordero, quienes se acusaron de tener perspectivas erróneas de la economía, por lo que “Pina” recordó la irrealidad de los 6,000 pesos que alcanzan para todo, como lo postuló el exsecretario de Hacienda, y éste respondi que la extitular de la Sedesol no hizo bien su “chamba” cuando ocupó esa dependencia y además tiene una visión económica de “ama de casa”.

Creel, el tercero en discordia, no lo fue y, lejos de ello, pidió que no se desatara una guerra interna, ya que el adversario no está dentro sino fuera del PAN.

Así las cosas, el albiazul y sus aspirantes siguen postulando aquello de que caballo que alcanza gana, sólo que esto, cuando se da, responde a que los competidores que van adelantados se cansen y el que entre a la pista sea tan bueno que pueda superarlos. Esto último, ni para los propios panistas está claro.

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();