Autos “chocolate” son 28% del parque vehicular

El próximo 31 de enero del 2013 se vence el plazo del decreto que protegía a la industria automotriz nacional ante la importación de vehículos usados de Estados Unidos (EU).

A partir del 1 de febrero del próximo año se podrán importar no sólo autos, también camiones y autobuses hasta para 15 personas, con más de 10 años de antigüedad.

Los interesados en los llamados autos “chocolate”, pagarán sólo 10% de arancel, situación que ya ocupa al sector automotriz.

Y es que en julio del año pasado entró en vigor el decreto, que vence el 31 de enero del 2013, a través del cual se obliga a los vehículos importados contar con los certificados en seguridad y emisiones que los autoriza para circular en su país de origen.

Sin embargo, antes de que el gobierno mexicano generara el mecanismo para supervisar la certificación, unos cuantos importadores lograron amparos contra el nuevo decreto, por lo que persiste el ingreso de las unidades usadas.

De acuerdo con cifras de un estudio de la firma de consultoría ATKearney, al 2010 entraron 5.6 millones de unidades usadas acumuladas desde 2005. Esta cantidad representa el 28% del parque vehicular que existe en México, calculado en 21 millones de unidades.

El estudio revela cómo mucha gente opta por adquirir un vehículo usado, incluso considerado “chatarra” en EU, por un menor precio al que se venden los usados nacionales, además del alto interés que se genera al adquirir a crédito un vehículo nuevo.

Para Guillermo Prieto, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores (AMDA), casi 50% del potencial de ventas es frenado por la importación de estos vehículos que consideran “chatarra”.

El dirigente exige al gobierno de Enrique Peña Nieto a incentivar el mercado interno, al combatir la importación de autos usados y flexibilizar el financiamiento por medio de la banca de desarrollo.

Se trata de un problema que también impacta a los fabricantes camioneros, pero en especial al programa de “chatarrización”.

Para Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), en unos cinco años, esos camiones, que ya traen unos 2 millones de kilómetros recorridos y por su motorización ya no pueden circular en EU, podrán ingresar al programa de modernización del parque vehicular, y con ello el gobierno mexicano será el que pague por la “chatarra” que ya no quieren en ese país.

Por su parte, diversas firmas automotrices que operan en el país esperan que los legisladores emitan un nuevo decreto que les ayude con este problema.

(Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();