El descubrimiento de Supremus-1

Después del éxito exploratorio de Trión-1, el primer yacimiento de petróleo ligero localizado en aguas profundas, Pemex Exploración y Producción (PEP) confirmó la existencia de un campo adicional descubierto con la perforación del pozo Supremus-1.

PEP estima que en las profundidades del Golfo de México existen recursos prospectivos de petróleo y gas por alrededor de 30,000 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (bdpce) y una tercera parte puede estar localizada en la zona conocida como Cinturón Plegado Perdido frente a las costas de Tamaulipas, cerca de la frontera marítima con Estados Unidos, donde Trión-1 y Supremus-1 han confirmado parte de esa hipótesis.

De 2003 a la fecha, PEP ha perforado 22 pozos exploratorios en profundidades del Golfo de México, donde ha registrado un éxito comercial de 41% (reservas comercialmente recuperables) y un  éxito geológico de 55% que han derivado en el descubrimiento de reservas por 1,100 millones de bdpce.

Como parte de sus planes para la búsqueda y confirmación de los recursos prospectivos, PEP contempla perforar 31 pozos de 2012 al 2016, para lo cual requerirá inversiones superiores a los 73,000 millones de pesos.

El pozo Supremus-1 está ubicado a 250 kilómetros de Matamoros, en el estado de Tamaulipas, y a 39 kilómetros al sur del límite territorial y fue perforado a 2,900 metros, el mayor tirante de agua en la historia de Pemex y el octavo a nivel mundial. Su profundidad total es de más de 4,000 metros, incluyendo la corteza del lecho marino.

La perforación del Supremus-1, iniciada en junio pasado, fue realizada con la plataforma West Pegasus, tipo “Moss CS50 MkII” de última generación (sexta), construida en el país asiático de Corea, propiedad de la empresa mexicana Grupo R.

El espesor total impregnado del pozo es de 30 metros, con una porosidad de 33% y una permeabilidad de 340 milidarcys, lo que permite asegurar su productividad, con un flujo estimado de hasta 10,000 barriles diarios. Los objetivos geológicos de este yacimiento se encuentran en las eras del mioceno y oligoceno.

De este modo, PEP  estima incorporar reservas por hasta 125 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (mmbpce), con recursos potenciales de hasta 447 mmbpce.

El hallazgo, al igual que el del Trión-1, otorga mayor certidumbre a los recursos prospectivos del proyecto Área Perdido, esperados en hasta 13,000 millones de barriles de pce, que podrían duplicar las reservas probadas actuales, y permitirá a México incrementar la producción petrolera a mediano y largo plazos.

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();