Transición sexenal sin sobresaltos cambiarios

El tipo de cambio está bien soportado por el equilibrio que presentan las cuentas externas de México, por lo que el país transitará su tercer cambio de gobierno federal consecutivo sin crisis devaluatoria, coinciden analistas financieros.

De acuerdo con información del Banco de México (Banxico), la cuenta corriente de la balanza de pagos reportó un déficit de 2,584 millones de dólares (mdd) durante los primeros nueve meses del año, lo que es equivalente al 0.3% del Producto Interno Bruto (PIB).

La cifra por si misma es positiva, pero además es mejor que la contabilizada en el mismo periodo del año pasado, cuando el déficit fue de 6,663 mdd, y representó el 0.8% del PIB.

Como cifra comparativa, en 1994 el déficit de la cuenta corriente fue cercano a los 30,000 mdd y equivalió a alrededor del 6% del PIB. Este desequilibrio propició la más reciente crisis devaluatoria de México, registrada en diciembre de ese año, y que se extendió hasta 1995.

Además de que actualmente no existe el desequilibrio externo, el déficit de la cuenta corriente en los tres primeros trimestres fue cubierto totalmente por recursos de largo plazo, toda vez que en el mismo periodo se captó inversión extranjera directa por 13,045 mdd.

Por lo mismo, no hay razones para que se presente un sobresalto cambiario por cuestiones internas. Sin embargo, la paridad del peso frente al dólar está sujeta a la volatilidad de mercado derivada de la inestabilidad provocada por la crisis en países europeos y el riesgo por el déficit de Estados Unidos.

El tipo de cambio no esta exento de volatilidad, pero no hay ningún elemento estructural de la economía mexicana que represente un riesgo, porque incluso las reservas internacionales del banco central se ubicaron en 162,721 mdd, prácticamente en máximos históricos, y además se cuenta un crédito flexible del Fondo Monetario Internacional (FMI) por 73,000 mdd.

Lo anterior significa que México cuenta con más de 235,000 mdd para hacer frente a cualquier contingencia cambiaria, lo que representa una especie de seguro cambiario.

Un análisis del grupo financiero Invex, en tanto, señaló que “el resultado al tercer trimestre (de las cuentas externas) pone de manifiesto la solvencia de la economía local en el financiamiento externo”.

Agregó que las reservas internacionales continúan en expansión y el atractivo de instrumentos locales en el exterior no ha disminuido, a pesar del nerviosismo financiero global. Todo lo anterior permite prever que el tamaño de la cuenta corriente como porcentaje del PIB permanecerá por debajo del 0.7%, al menos durante lo que resta del 2012.

(Ricardo Vázquez/Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();