Las redes sociales en las elecciones del 2012

El único presidente de un partido nacional que se atreve, hasta ahora, a promover las innovaciones de las formas digitales de acceso a las propuestas de su organización es el controvertido Humberto Moreira. De pronto se ha visto a Humberto Moreira en la televisión anunciando los cambios que tiene la página del PRI.

En medio de la fuerte disputa por la candidatura presidencial en el PAN, el dirigente Madero está lejos de tener entre sus prioridades el avance en las redes sociales que puede tener su organización. Simplemente los forcejeos entre Josefina Vázquez Mota, presunta favorita del grueso del panismo, Ernesto Cordero, el candidato que no crece y el ya muy rebasado Santiago Creel, no dejan por ahora espacio en el PAN para la imaginación digital con miras al 2012.

En el PRD, lo decíamos ayer, Andrés Manuel López Obrador le apuesta más al contacto con los desposeídos, que regularmente no son usuarios de la red, que en promociones sofisticadas de captura de atención de públicos electorales con acceso al mundo virtual.

Las redes sociales ganarán en promedio, según las más recientes mediciones, un 15% de los votos que obtenga el partido que resulte ganador en las elecciones. Si ese partido resulta vencedor con una cifra superior a los 15 millones de votos, las redes aportarían alrededor de 2 millones 250  mil votos aproximadamente.

El parámetro se da a casi ocho meses de celebrarse la elección de julio de 2012.

El comportamiento de las redes sociales, trabajadas por los partidos políticos en el proceso electoral que está en marcha, independientemente del calendario electoral oficial, puede ser a la baja o a la alza en las cifras presentadas hasta ahora.

Pero si mantienen la influencia de un millón de votantes en el partido que resulte ganador, esa cifra puede ser el factor de credibilidad que evite el pedir otra vez, voto por voto y casilla por casilla.

Calderón no logró ante López Obrador sino un cuestionable 4.6% , fueron poco más de 200 mil votos. El millón de sufragios que se pueden lograr para el candidato ganador en el 2012 con las redes electorales debidamente trabajadas y motivadas, será, sin duda, el elemento diferencial en el tono de una presumible, inevitable protesta pos electoral.

Esta vez, con un millón de votos por delante del segundo lugar, o más si puede lograrlos, la inconformidad con los resultados tendrá una recepción en la sociedad de muy bajo perfil.

(José Luis Camacho Acevedo)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();