Proyecto piloto para centro de composteo se desarrolla en Tijuana

Autoridades de México y Estados Unidos inauguraron el Centro de Composteo Urbano (CCU) de Tijuana, un proyecto piloto que busca concientizar sobre la importancia de aprovechar residuos y evitar una mayor acumulación de basura en rellenos sanitarios.

Este centro de compostaje utiliza fondos de la Agencia de Protección al Ambiente de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés), que financió este centro como parte del proyecto Frontera 2012, programa de colaboración entre México y EE.UU. para proteger y mejorar el ambiente y salud de los residentes fronterizos.

El CCU recibe residuos orgánicos provenientes de podas municipales, comercios locales e instituciones educativas para producir composta que se utiliza en áreas verdes de Tijuana, explicó la directora del proyecto, Carmen Romo.

La fuente enfatizó que la idea es demostrar a las autoridades locales que el utilizar composta en viveros y áreas verdes ahorra dinero en fertilizante y ayuda al medio ambiente.

“El proceso es una descomposición natural, no se utiliza ningún tipo de acelerador o químicos. Dejamos que la naturaleza haga su trabajo”, explicó.

El administrador regional de la EPA, Jared Blumenfeld, destacó que los 90.000 dólares que aportó este organismo al proyecto es “dinero bien invertido”, debido a los avances obtenidos en tan poco tiempo.

“Esperamos que este dinero ayude a que el proyecto siga creciendo”, comentó el funcionario, que indicó que vale la pena invertir en proyectos fronterizos que otorgan beneficios a ambos países.

“Esto pasa porque hay un reconocimiento de que ésta es una región binacional. Desde una perspectiva ambiental no hay fronteras”, dijo Blumenfeld, que enfatizó que estas instalaciones son un ejemplo de lo que la sociedad fronteriza puede ayudar.

“Cuando pensamos en este gran problema del cambio climático global, nos sentimos un poco indefensos, nos preguntamos qué podemos hacer para ayudar. Esto es un ejemplo de lo que Tijuana puede hacer”, señaló.

La meta del centro de compostaje es producir 150 toneladas de composta para septiembre próximo y, posteriormente, abrir al público la recepción de material orgánico.

“Queremos cambiar las maneras de cómo estamos disponiendo y aprovechando los residuos. En esta etapa la composta se entrega al Ayuntamiento de Tijuana, pero para finales de año tenemos planeado abrirlo más a la comunidad”, subrayó Romo, que destacó además la vertiente educativa de esta iniciativa.

La directora del proyecto indicó que ya se está contemplando solicitar fondos privados u otros organismos sociales para continuar con otras fases del proyecto.

(Mexican Business Web, con información de EFE)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();