Tipo de cambio, la variable de ajuste al choque externo

La paridad peso-dólar es la variable de ajuste de la economía mexicana que seguirá resintiendo el choque financiero internacional. Por ello estará sujeta a fuerte volatilidad. Sin embargo, cuando se reduzca la aversión al riesgo volverá a reconocer los fundamentales de la economía y la diferencia en tasas de interés con Estados Unidos.

En opinión de los analistas de BBVA Bancomer, el peso se verá afectado por los elementos de riesgo internacionales, lo que supondrá previsiblemente en el corto plazo un aumento de su volatilidad con tendencia a la depreciación, al vaivén de la preferencia por el riesgo global.

Posteriormente, una vez que se confirme un escenario de menor aversión al riesgo por la resolución de la incertidumbre vigente sobre el perfil y la sustentabilidad de la deuda pública de algunos países desarrollados, el tipo de cambio debería volver a reflejar los elementos de crecimiento, inflación y diferencial de tasas con Estados Unidos. Con ello, sería razonable pensar el retomar una senda de moderada depreciación.

Para los analistas de Monex, la volatilidad de nuestra divisa podría mantenerse ante la conjugación de eventos de riesgo tanto en Estados Unidos como en Europa.

Desde el inicio de la volatilidad en los mercados bursátiles producto del temor de que Estados Unidos dejará de pagar sus compromisos, el tipo de cambio ha fluctuado en niveles de 12.60-12.65 pesos por dólar (cotización de cierre), manteniéndose dentro de su canal de baja de largo plazo. En caso de romper ese techo, posteriormente sobre las 13 unidades tiene otra fuerte resistencia.

Debido a la política de libre flotación cambiaria, no hay un parámetro que nos diga hasta dónde puede llegar el tipo de cambio en caso de complicarse el escenario internacional. Aunque para contrarrestar una presión irracional sobre la paridad, el banco central cuenta con alrededor de 200,000 millones de dólares que puede usar para contrarrestar un evento extraordinario.

En Santander consideran que en esta volatilidad del tipo de cambio los inversionistas extranjeros han continuado incrementado su participación en el mercado de bonos domésticos. El último reporte de Banxico al 2 de agosto muestra que la posición de extranjeros en bonos M´s alcanzó un nivel máximo histórico de 650,000 millones de pesos, que implica el 40% del total en circulación.

(Ricardo Vázquez – Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();