La salud en el año 2020 – adultos mayores

La salud es el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia; salud es también el estado de adaptación de un individuo al medio en donde se encuentra.

En el siglo XXI, la salud está determinada por los grandes cambios sociales, a los que, a su vez, contribuye. Las economías se están globalizando, cada vez hay más personas que viven y trabajan en la ciudad, las estructuras familiares están cambiando y la tecnología evoluciona rápidamente. Una de las transformaciones sociales más importantes es el envejecimiento de la población. Pronto habrá en el mundo más personas mayores que niños y el número de personas de edad muy avanzada alcanzará niveles sin precedentes.

La tendencia mundial, y México no es la excepción, es que los sistemas de salud sean un servicio universal, equitativo, del mejor nivel posible, y accesible para todos sin que exista discriminación. Los esfuerzos realizados para mejorar esta situación no han sido suficientes pues las estadísticas muestran otra realidad.

La población actual mundial es de 7 mil millones aproximadamente. La expectativa de vida sigue en aumento. Hoy las mujeres mexicanas pueden esperar vivir casi 78 años y los hombres casi 73.

En la actualidad, el número de personas mayores de 60 años es dos veces superior al que había en1980.

En el mundo las principales causas de muerte por enfermedad son principalmente las cardiovasculares, le siguen las ocasionadas por cáncer y finalmente las respiratorias.

Hoy la Organización Mundial de la Salud está prestando atención especial a un problema de salud con repercusiones en todo el planeta como lo es el envejecimiento y esto se debe a una estadística contundente en la expectativa de vida de las personas que ha ido aumentando e incluso duplicándose en relación a 1980.

Un estudio prospectivo que sigue la metodología Delphi indagó qué características podría tener la Medicina en el año 2020. “Sus resultados indican que el escenario previsto por los médicos consultados estará caracterizado con una alta probabilidad por: resolución del problema del SIDA, genetización de la práctica médica, nuevas enfermedades infecciosas, enfermedades ambientales, psiquiátricas y de la pobreza en crecimiento y serio deterioro de las relaciones médico/paciente”.

Los especialistas imaginan que el mal que causa el virus del SIDA estaría resuelto hacia 2020 mediante tratamientos efectivos o inmunización, como también que la práctica médica estará guiada fuertemente por el empleo de la genética a la hora de diagnosticar y prevenir distintas enfermedades.

Con la genetización médica se podrán lograr nacimientos o la aplicación de tecnologías reproductivas sin control, que podrán poner en riesgo la naturaleza misma de la especie”.

El consultorio médico del año 2020 atenderá, según sugieren, más dolencias como consecuencia de la contaminación ambiental que irán en aumento hasta límites hoy no previsibles.

La salud mental tiene un pronóstico delicado, se incrementarán las patologías psiquiátricas tradicionales y aparecerán nuevos cuadros clínicos. Las depresiones y las adicciones en todas sus formas serán los trastornos de mayor presencia en el futuro, según presuponen.

Acerca de la pobreza, suponen que crecerá la desigualdad social al generar nichos de concentración de patologías con escasa posibilidad de resolución en razón de los costos progresivamente crecientes de la asistencia médica.

La relación médico-paciente sufrirá un creciente deterioro, agresiones, deshumanización, reducción del tiempo de consulta, pérdida de interés por el otro.

El cáncer tiene una probabilidad media de estar resuelto para el año 2020, pero no descartan que podría mostrar nuevas formas. Suponen que aumentarán los casos de cáncer de piel como producto de la exposición solar y el deterioro de la capa de ozono.

Según el informe del Día Mundial de la Salud del 2012, para el año 2050 el número de personas mayores será superior al número de niños menores de 14 años. En el mundo habrá casi 395 millones de personas de 80 años, es decir cuatro veces más que ahora, pero lo más crítico será que el 80% de las personas mayores vivirán en países de ingresos bajos o medianos.

Antes, cuando la gente llegaba a la edad madura o a una edad avanzada, sus padres habían muerto; en la actualidad, éste ya no es el caso. Un mayor número de niños conocerá a sus abuelos e incluso sus bisabuelos, y en particular a sus bisabuelas. Las mujeres viven como promedio de seis a ocho años más que los hombres.

Tenemos que prepararnos para los cambios y problemas nuevos que enfrentaremos debido al inminente aumento de la población de personas mayores. Algunas de las amenazas a las que nos enfrentaremos en 2020 consistirán en:

a) La mayoría de las personas mayores muere a causa de enfermedades no transmisibles, como por ejemplo enfermedades cardiacas, cáncer o diabetes, y no de enfermedades infecciosas y parasitarias.

b) La ley del IMSS resulta obsoleta e insuficiente en cuanto a pensiones, edad de retiro y atención médica y psicológica a los adultos mayores.

c) El envejecimiento de la población que experimentarán muchos países, irá acompañado de un aumento del número de personas expuestas al riesgo de sufrir disfunciones visuales relacionadas con la edad.

d) Cada vez serán más cotizados y necesarios los cuidados personales para personas mayores, ya sea por medio de atención domiciliaria, atención comunitaria, vivienda asistida.

e) Se prevé que en los países en desarrollo el número de ancianos que haya perdido su autonomía se habrá cuadruplicado en 2050. Muchas de esas personas necesitarán atención y cuidados de forma prolongada ya sea mediante las estancias hospitalarias prolongadas o cuidados personales.

f) El riesgo de demencia y Alzheimer aumenta considerablemente con la edad, y se estima que entre el 25% y el 30% de las personas mayores de 85 años sufren algún grado de deterioro cognitivo.

g) Socialmente: las personas mayores no son siempre apreciadas ni respetadas. La discriminación por razones de edad divide a la sociedad entre jóvenes y viejos. Esos estereotipos pueden impedir que los hombres y las mujeres mayores participen plenamente en actividades sociales, políticas, económicas, culturales, espirituales, cívicas y de otro tipo.

Como conclusión: para tener buena salud en la vejez es necesario haber gozado de buena salud en las etapas anteriores de la vida. Adicionalmente, la legislación tiene que tomar acción legal para garantizar los derechos humanos de la gente mayor. Por último, la inversión de nuestras instituciones de salud se deberá aumentar considerablemente a través de la coparticipación en los temas de ciencias de la vida y cuidados de la salud de la industria privada y la de gobierno más allá que la del esquema del IMSS que conocemos el día de hoy.

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Comentarios

  1. Rafael García Suárez dice:

    Mi muy estimado Javier muy interesante.
    Te mando a ti y a Bety mis más afectuosos saludos desde Puebla.

Opina

*

 

genesis();