Segmento bajo atrae a bancos

Ante el atractivo mercado que ha resultado la banca para la población de bajos ingresos, las instituciones de gran tamaño enfocan su estrategia en atender este segmento.

Scotiabank México, la séptima institución financiera en el país por el saldo de su cartera de crédito total, anunció que dirigirá sus esfuerzos para atender a las personas de menores ingresos, luego de estar posicionada como una institución dirigida a clientes de alto poder adquisitivo.

La banca en México históricamente se había olvidado de los estratos más bajos de la población. En décadas pasadas este segmento no era sujeto de crédito y recurría a casas de empeño y usureros.

Sin embargo, en los años recientes nuevas instituciones como Banco Azteca, Banco Ahorro Famsa, Compartamos, Bancoppel, Banco Fácil, Banco Amigo, MI Banco, Walmart y muy recientemente Forjadores, se han enfocado en el segmento más bajo de la población (C- y D), tanto en personas físicas como en pequeñas y microempresas. Como resultado de estas operaciones, estos bancos presentan números positivos en su rentabilidad.

Los siete grandes bancos (BBVA Bancomer, Banamex, Banorte, Santander, HSBC, Inbursa y Scotiabank), por tradición han concentrado sus operaciones en la clase media y alta, definidos como segmentos ABC+. Pero, ahora voltean hacia el mercado con mayor crecimiento para la banca, que es el estrato C- y D.

Por ello, ahora que Scotiabank decidió abrir la llave del crédito de manera más dinámica, destaca su esfuerzo por llegar a un segmento de mercado medio y bajo a través de una de sus subsidiarias, la Sofom Crédito Familiar.

Su nuevo director general y vicepresidente ejecutivo, Troy Wright, aseguró que bajo la nueva administración, la disponibilidad de financiamiento deberá ir acompañada de un aumento considerable de su base de clientes.

Wright dijo en conferencia de prensa que entre los nuevos planes de la institución está el centrarse en el crédito personal y de nómina, así como en el destinado a la pequeña y mediana empresa (Pyme), además de recuperar su mercado hipotecario y automotriz.

Agregó que planea llegar a otros segmentos de población como el D y C-, a través de la Sofom Crédito Familiar, en donde los prestamos van de 3,000 a 20,000 pesos, que se destinan en especial a la adquisición de bienes de consumo duradero.

En este sentido, agregó, se mantendrán las 200 sucursales con las que cuenta la sociedad financiera de objeto múltiple en todo el país.

Otros ejemplos de exitosa aportación en segmentos bajos de la población de los grandes bancos de México, es la participación de Banamex en créditos hipotecarios, a través del programa “Infonavit Total”, donde el ahorro del empleado en este instituto le sirve de respaldo para acceder a una mejor propiedad.

Por su parte, Banco Santander en los dos últimos años ha tenido una fuerte expansión en el crédito a empresas Pymes y no en las grandes compañías.

Otra de las instituciones que ha seguido estos pasos es Afirme, la cual a través de una empresa subsidiaria, también atiende a los estratos más bajos de la población.

(Ricardo Vázquez/Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();