Construcción y demanda externa afectan empleo

La tasa de desempleo abierto alcanzó un nivel de 5.52% en enero de 2013, su nivel más alto desde septiembre de 2011 cuando fue de 5.79%, reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Un análisis de la casa de bolsa BX+ afirmó que la tasa de desocupación en enero pasado superó la expectativa del consenso de 4.98%, lo cual se explicó por dos factores: “una disminución de la Población Económicamente Activa (PEA) y una menor creación de empleo en el sector formal con respecto al mismo mes de años anteriores”.

Sobre el primer punto, señaló que sorprendió la caída de la PEA dada la tendencia positiva de las expectativas de los consumidores y los contratistas del sector manufacturero. De acuerdo con la última encuesta de confianza del consumidor, en enero hubo una mejor percepción de la economía con respecto a enero de 2012 (+13.0%).

Por lo que respecto al segundo factor, de acuerdo con cifras del IMSS, en enero se crearon 44,169 empleos en el sector formal, dato menor en 33,355 personas a las registradas en enero de 2012. Descontando 2009, después de la crisis financiera, este reporte es la menor creación de empleo desde 2004.

Para los próximos meses, los analistas de BX+ ven riesgos en la creación de empleo por la baja actividad de la construcción, la cual podría repuntar hasta la segunda mitad del año, con el inicio del nuevo plan de infraestructura del Gobierno Federal.

Alejandro Cervantes, analista de Banorte-Ixe, señaló que parte del incremento en la tasa de desempleo anual es explicado simplemente por un efecto estacional, ya que el número de trabajadores que entra al mercado laboral en enero tiende a incrementarse sustancialmente, lo cual se ve reflejado en un incremento de la tasa de desocupación.

Sin embargo, indicó que el incremento de enero podría indicar un retroceso del mercado laboral, ya que un fuerte porcentaje de los trabajadores se encontraba desempleado.

Sobre el futuro del empleo, dijo que la desaceleración de la demanda externa limitará el dinamismo del mercado laboral mexicano.

El especialista de Banorte-Ixe señaló que, “si bien las recientes reformas estructurales podrían generar un mayor dinamismo de la demanda interna, el desempeño del mercado laboral mexicano estará limitado ante la perspectiva de un menor dinamismo en la demanda externa”.

Pese a todo, consideró que esta desaceleración podría ser transitoria y la economía mexicana mantendrá un mayor crecimiento durante el segundo trimestre de este año (2T13).

(Ricardo Vázquez Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();