Recorte fiscal en EU pega a México

Este año, la economía de Estados Unidos se convirtió en el Talón de Aquiles de México porque el problema fiscal en el vecino del norte podría ocasionar que la nación azteca crezca alrededor de medio punto porcentual menos de lo previsto.

Analistas del sector privado, tanto de instituciones financieras como de consultorías independientes, han modificado a la baja sus previsiones de crecimiento para México, debido a que desde el viernes pasado entraron en vigencia los programas de ajustes automáticos al gasto del gobierno estadounidense, que a finales del año pasado quedaron pendientes en la negociación del tema fiscal.

La consultoría privada Capem recordó que a  partir del 1° de marzo entró en vigor el recorte al gasto público “sequester”, por 86 mil millones de dólares (mdd) en el año fiscal 2013 de Estados Unidos, que inició en octubre de 2012 y concluirá el 30 de septiembre de este año.

Esos recortes se elevarán a 110 mil mddpor año en los siguientes nueve, hasta alcanzar un total de 1.2 billones (trillonesestadounidenses) de dólares.

Los recortes afectarán los gastos de los sectores: defensa, salud, educación y seguridad.

Capemafirmó que si el recorte del gasto público se mantiene en lo que resta del año fiscal, “estimamos que en 2013 la economía estadounidense crecería solo 1.6% a tasa anual, (-) 0.7 puntos inferior a nuestro pronóstico básico de 2.3% anual.De facto, los ajustes fiscales incidieron en el crecimiento de la economía estadounidense, que de hacerlo 3.1% en el tercer trimestre de 2012, se redujo a solo 0.1% en el cuarto trimestre”.

Sobre el impacto que esto generará en México, César Rafael Castro, director de análisis de Capem, consideró que el crecimiento del país bajaría medio punto porcentual, es decir, rondaría 3%, en vez del 3.5% que su consultora había pronosticado para este año.

Santander México, por su parte, señaló que con esta premisa, más la desaceleración mostrada desde el final del año pasado y los indicadores disponibles al inicio de este año, “hemos decidido revisar a la baja nuestros estimados de crecimiento del PIB para 2013 y 2014 a 3.0% y 3.8% desde nuestros estimados previos de 3.6% y 4.1%”.

Así, es posible que durante la primera mitad del año la tasa de expansión de la economía se ubique por debajo del 3.0% anual y solo hasta el segundo semestre regrese a crecimientos por arriba de este nivel.

Santander mantiene en su escenario la posibilidad de que se aprueben reformas estructurales en el sector de energía y en materia de hacienda pública. “Por ello consideramos que después de tasas moderadas de expansión en el 1S13, habrá una gradual recuperación del crecimiento hacia el final del año y sobre todo en el 2014”.

Por tanto, se concluye que mientras no haya reformas estructurales en México que impulsen más la dinámica de crecimiento, Estados Unidos determinará en buena medida el ritmo de crecimiento local.

(Ricardo Vázquez / Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();