Economía mexicana: a prueba su solidez

La incertidumbre que se vive por el riesgo de una doble recesión en Estados Unidos, luego de la degradación de su calificación de deuda soberana por parte de Standard & Poor´s, y la crisis de deuda Europea, es inédito, por lo que los efectos también pueden ser inesperados.

Históricamente las crisis fueron generadas por países emergentes como Rusia, Brasil, México o del sudeste asiático (efecto vodka, samba y tequila), los cuales eran rescatados por organismos internacionales, que eran financiados por las economías desarrolladas.

Sin embargo, hoy los países en crisis son los desarrollados, encabezados por Estados Unidos. La pregunta es ¿quién y cómo los van a rescatar?

De seguir procesos de ajuste, como los que vivimos en México y otros países, el escenario de Estados Unidos sería recesivo para el mediano y largo plazo, porque implicaría fuertes recortes al gasto público.

Esta situación quizá implicaría una reducción importante al gasto militar, al programa espacial, al gasto de inversión en infraestructura, al seguro de desempleo, etcétera. No obstante, esto es especulación, que propicia un caldo de cultivo para la volatilidad financiera internacional que persistirá un buen tiempo.

Como parte del escenario inédito, el motor de crecimiento mundial actual son los países del BRIC y América Latina, porque los mercados desarrollados están en plena desaceleración.

Para nuestro país en particular, este escenario genera el riesgo de una desaceleración económica en el segundo semestre, además de que repercutirá en fuerte volatilidad para la bolsa, presiones alcistas sobre el tipo de cambio y un impacto negativo sobre el riesgo país.

La economía de México no se puede aislar de su alta correlación con la economía estadounidense. La recesión de 2009 es el ejemplo más próximo. Sin embargo, lo importante es que la inestabilidad financiera internacional no desestabilice las variables fundamentales de la economía mexicana, como la inflación, el tipo de cambio, las finanzas públicas y las cuentas externas. Por ello, no hay duda de que la solidez de la economía mexicana y el blindaje están a prueba.

(Ricardo Vázquez – Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();