Semana Santa ofrece opciones de turismo religioso en el país

Además de conmemoraciones conocidas, en otros puntos del territorio nacional, como Taxco, Jalisco y San Luis Potosí, se llevan a cabo vistosas ceremonias.

Las vacaciones de Semana Santa ofrecen la oportunidad de hacer turismo religioso en el país, y ente las muchas opciones que ofrece la República Mexicana, algunos de los destinos con vistosas  y solemnes conmemoraciones son el barrio defeño de Iztapalapa, la ciudad de Taxco, en Guerrero, el municipio jalisciense de San Martín Hidalgo y la capital de San Luis Potosí.

Para el sector turismo, Iztapalapa, en el oriente del Distrito Federal, es escenario de concurridas  y emotivas  representaciones de los últimos días de Jesús de Nazaret, entre las que destacan, el Jueves Santo, las procesiones de cientos de Nazarenos que cargan a cuestas pesadas y grandes cruces, además de la representación de la Última Cena, la aprehensión y el juicio final.

El Viernes Santo, en tanto, el Vía Crucis de Jesús de Nazaret y su Crucifixión en el Cerro de la Estrella son también de renombre internacional.

En la ciudad de Taxco, en el estado de Guerrero, también se realiza el Jueves Santo una procesión en la que los “que se han portado mal” expían sus culpas cargando sobre sus espaldas desnudas pesados rollos de ramas con espinas, con los que descalzos y con la cabeza cubierta con una capucha negra recorren las principales calles. Los rollos simbolizan su fe y la petición para que sus pecados sean perdonados.

El Viernes Santo, en el estado de Jalisco, se lleva a cabo el Tendido de Cristos, una conmemoración del día de mayor duelo entre los católicos, en la que alrededor de 350 casas del antiguo barrio de La Flecha,  en San Pedro, y del centro del municipio de San Martín Hidalgo, se convierten en capillas que durante la noche son visitadas por los fieles para rendir culto a Jesucristo muerto en la cruz.

En San Luis Potosí, en tanto, la noche del Viernes Santo tiene lugar la Procesión del Silencio, que desde lleva a cabo desde 1954, y en la que participan 28 cofradías, que se reúnen en el centro histórico de esta ciudad para expresar el duelo por la muerte de Cristo.

En esta Procesión, que sale en punto de las ocho de la noche del Templo del Carmen, sobresalen los costaleros, fieles devotos que visten una túnica especial y cubren sus cabezas con capuchas largas y puntiagudas, que varían de color según la cofradía a la que pertenecen. El resto de los asistentes, cargan a cuestas imágenes religiosas, como la de Jesucristo y la Dolorosa, que refleja el dolor de la virgen por perder a su hijo.

(Ariadne Romero/Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();