Los invernaderos, una opción prometedora

Un invernadero  es una herramienta a través de la cual se puede controlar o modificar el clima para el cultivo de diversos productos, y en el país la Asociación Mexicana de Constructores de Invernaderos (AMCI), reúne a constructores y fabricantes, así como a proveedores relacionados con esta cadena de producción alimentaria.

Con una trayectoria de ocho años, la AMCI, pretende ser para el sector privado la casa que arrope a los principales actores de la llamada agricultura protegida, y para el sector público coadyuvar en una mejor aplicación de los programas de apoyo al sector agropecuario, aseguró el presidente de esta asociación, Francisco Chaín Castro en entrevista con Mexican Business Web.

¿Quién construye invernaderos en México?

 

El sector privado primordialmente, en algunos estados hay proyectos que están tutoriados por las instituciones federales o estatales, pero es el sector privado el que más está consumiendo lo que es la cadena de los fabricantes.

Actualmente hay entre 12 mil y 15 mil hectáreas de cultivos protegidos a través de invernaderos, con un crecimiento de mil a 2 mil 500 hectáreas anuales, donde hay una mezcla de las diferentes tecnologías y equipamientos por las zonas del país donde están asentadas, es decir, la tecnología va variando dependiendo del lugar, del estado o el sector geográfico donde esté ubicada la producción.

¿En qué regiones del país hay más producción a través de invernaderos?

 

Hay partes del país con mayor concentración por las condiciones climatológicas, por las alturas, por la cercanía con las fronteras, etc., pero de los estados que más tienen en infraestructura instalada sobresalen Jalisco, Sinaloa, Baja California y de ahí ya empiezan a pulverizarse en los diferentes estados, por ejemplo el bajío mexicano, Guanajuato, parte de San Luis Potosí, Querétaro, y de ahí nos vamos al centro, el Estado de México también tiene mucha superficie, aunque bastante pulverizada.

¿Cuál es el costo de construcción un invernadero por hectárea?

 

Hay muchos factores que convergen para poder dar un estimado de costo, más que el producto a cultivar tiene que ver el tipo de infraestructura, el nivel de equipos o equipamiento que necesites, por ejemplo, hay zonas donde no necesitas modificar completamente la cuestión climática.

Un invernadero  es una herramienta que nos ayuda a poder controlar o modificar el clima, los factores que hacen más propicia la producción de las hortalizas o los productos, dependiendo la zona en donde esté, de ahí varía el equipo que vas a usar, hay invernaderos donde necesitas calefacción, inyección de CO2, dobles plásticos, incluso en lugar de plásticos puedes usar policarbonatos o cristal, dependiendo en donde esté asentada la unidad de producción.

Por ello el costo puede variar (hablando en pesos por metro cuadrado) en superficies de una a dos hectáreas, que es el tamaño o modelo que más se conoce, puede andar entre los 235 pesos por metro cuadrado en invernaderos muy pasivos, muy sencillos. Pero se puede ir el costo hasta 800 – 900 pesos por metro cuadrado en invernaderos activos con equipos sofisticados para calefactar, estratificadores de aire, una serie de equipos que se van adecuando a las necesidades del terreno.

¿Dónde hay más oportunidades?

 

El crecimiento en la construcción de invernaderos ha venido disminuyendo de los últimos 20 años a la fecha, en cuanto a nueva superficie. Sin embargo, hay áreas de oportunidad muy importantes para la industria que viene siendo la proveduría de consumibles.

Hay que ir remplazando plásticos, mayas, sistemas mecánicos, articulaciones de los invernaderos y a eso súmale que con el cambio climático, la temporada de lluvias, de huracanas, de rachas de viento, etc., todo ello te va dañando la infraestructura que ya tienes instalada y tienes que darle el mantenimiento adecuado.

La mayor parte de las empresas damos ese servicio, donde aparte de diseñar y ofrecer un proyecto nuevo, le damos el seguimiento postventa, el cual está enfocado al remplazo de consumibles, a la venta de todo lo que viene siendo la proveeduría, sistemas de riego, bombas, motores, en fin, es una compleja red de abastecimiento.

¿Existe tecnología competitiva?

 

Las empresas mexicanas han tenido la capacidad de ir tropicalizando la tecnología que traen las compañías extranjeras y aplicarlas de la mejor manera, de acuerdo con las necesidades de cada zona.

En México debemos reconocerle al empresario, al técnico, al agroindustrial mexicano que hemos sabido adecuar, adaptar, modificar, pero sobre todo solucionar los problemas que nos venían dando empresas que vienen de fuera, porque no es lo mismo decir, vamos a producir tomate en México a producirlo en Holanda, Israel o en España.

En definitiva hemos ido adaptando porque conocemos mejor nuestros  climas, nuestras ventajas competitivas, nuestros terrenos y las empresas mexicanas que estamos en este sector estamos muy competitivas en cuanto a calidad, y en cuanto a suministros, tecnificación, capacitación, hoy somos muy competitivos.

La asociación tiene cobertura nacional y estamos tratando de expandirla a través de transferencia de tecnología a otros países.

Hacemos un llamado a que confíen en las empresas mexicanas que ofrecen la mezcla justa de calidad, precio y atención.

¿Se enfocan en invernaderos grandes?

 

Por cuestiones de rentabilidad o de costos no conviene hacer invernaderos chicos, porque para empezar el productor no tiene la cantidad de fruta o de producto para poder abastecer un mercado, aunque hay muchos tamaños.

Como fabricantes, lo mismo hemos hecho invernaderos desde medias hectáreas hasta fabricado para algunos agroindustriales naves de 44 hectáreas. Hay proyectos que no necesariamente tienen que ser un solo invernadero o como lo llamamos, una nave, sino que se va conformando de un crecimiento planeado donde vas haciendo módulos conforme te lo va exigiendo el mercado, tus capacidades financieras y necesidades de crecimiento.

Conozco productores que tiene 200 o 250 hectáreas totalmente cubiertas. El tiempo de construcción varía de acuerdo al tamaño y la tecnificación. Sin embargo, pueden ser proyectos desde lo más sencillo de tres meses, hasta ocho o 12 meses, hay proyectos muy grandes que implican no solamente la construcción y fabricación de invernaderos sino una serie de elementos que van alternos como vialidades, pavimentación, drenajes pluviales, obra eléctrica, la automatización, los empaques.

 

¿Cuál es su aportación a la sociedad?

 

Necesitamos más alimentos, con más calidad y definitivamente el sector va a estar muy bien apoyado por la AMCI.

Pueden utilizar a la asociación como un trampolín o detonante para que consulten qué empresas hay y que vean que se les puede atender en todas sus necesidades del giro.

Hay una cruzada nacional contra los problemas alimentarios y estamos en el lugar correcto para apoyar esta causa. Además la necesidad de hacer alimentos de calidad, de tener más y mejores oportunidades de alimentar, básicamente es un sector que necesita más difusión y vale la pena difundirlo, eso es parte que como asociación queremos que se sepa, hay mucho que hacer en el sector.

(Ricardo Vázquez/Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Comentarios

  1. Eduardo Mercado dice:

    Que tal,
    Leí el artículo y me quedan unas dudas que espero me ayuden a aclarar, aquí están:
    1. ¿Qué están haciendo para evitar la competencia desleal de los fabricantes extranjeros con los fabricantes Mexicanos? Digamos en el tema de películas para invernadero.
    2. Debido al alto impacto ecológico que representan los plásticos, ¿Tienen implementada alguna acción para los plásticos que ya cumplieron su ciclo de vida? Normalmente los vemos tirados en ríos, basureros o en el peor de los casos en caminos cercanos a los invernaderos. Me refiero a acciones reales que se estén llevando a cabo actualmente, no a ideas a futuro lejano que terminan por no aplicarse normalmente.
    3. Dentro de los estados que más hectáreas cubiertas tienen en cuestión de invernaderos me llama la atención que mencionan al Estado de México al final cuando hasta hace algunos años era el estado con mayor consumo de película para invernaderos. ¿Ha cambiado esto en pocos años? Me daría mucho gusto que otros estados estén avanzando en el tema ya que es muy benéfico la aplicación de invernaderos no solo por lo que representa para los cultivos sino porque son para mi gusto las únicas “Fabricas de oxígeno” en el mundo.

    No omito comentar que mis dudas son solo con fines académicos, de cultura y en un momento dado de investigación en el tema.

    Como nota de corrección, cuando responden a la pregunta de ¿Dónde hay más oportunidades? dicen que se deben ir reemplazando plásticos, mayas…. la palabra mayas hace referencia a la cultura Maya y no creo que quieran reemplazar a dicha cultura; si se refieren a las mallas utilizadas en los invernaderos se escribe “Malla”.

    Saludos y gracias de antemano por la atención prestada.

    • Mexican Business Web dice:

      Le pediremos al autor, Ricardo Vázquez, que se contacte con usted para ofrecerle una respuesta más precisa a sus cuestionamientos. Gracias por consultarnos.

  2. Nayarit, esta teniendo un desarrollo importante en la construcción de invernaderos. Tan es así, que las condiciones climáticas permiten cosechas todo el año.

    Por eso a Nayarit, se le conoce como la capital de los invernaderos.

  3. Eliseo de Jesús Solano dice:

    Soy del Estado de Guerrero y radico en el capital Chilpancingo. Al leer sus comentarios me llama la atención de que su Asociación esta interesada en promover la producción de alimentos de calidad mediante los invernaderos. Nosotros somos una empresa de planeación y diseños de proyectos agropecuarios y coadyuvamos con el sector público. Estamos impulsando los invernaderos en nuestro Estado. Me gustaría tener una relación con su Asociación para ver la posibilidad de que fueran nuestros proveedores, tanto en infraestructura como en sistema de riego. Reciba un cordial saludo.

Opina

*

 

genesis();