Chocolateros mexicanos pierden dulzor

Chocolates Picard, Ibarra, Grupo Pando, Milán y Quebo dan la batalla ante las trasnacionales.

La llegada de Grupo Ferrero, que invertirá 190 millones de dólares en su primera planta mexicana, ubicada en Guanajuato, confirma el temor de fabricantes nacionales de chocolates a ser desplazados.

Los productores mexicanos han perdido terreno gracias a empresas como Nestlé, Hershey’s, Mars, Kraft, y ahora Ferrero, que destinará el 60% de la producción al abastecimiento interno y centroamericano.

Los fabricantes mexicanos, que en décadas anteriores sumaban 95, se han reducido a no más de 20, pues la mayoría optó por producir caramelos o fusionarse con otras empresas.

La capacidad de las grandes empresas de comprar grandes volúmenes de materias primas y su acceso a precios internacionales en insumos como el azúcar, cocoa y cacao ponen a las chocolateras mexicanas en franca desventaja.

Sin embargo, empresas como Chocolates Picard, Ibarra, Grupo Pando (propietario de la marca Lady Godiva) y Milán (chocolate envuelto), aun pugnan por mantenerse activas en el mercado mediante estrategias que diferencien sus productos del resto mediante la adición de valor agregado, innovación y producción de chocolates finos y diferenciados.

Parte de esta innovación es el surgimiento de chocolatería mexicana evolutiva, desarrollado por chefs mexicanos de empresas como Quebo, de José Ramón Castillo, que utiliza únicamente productos nacionales e integra tradición e innovación.

(Con información de Reforma)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();