Más trabajos, menor poder adquisitivo

62% de la Población Económicamente Activa (PEA) se encuentran en una situación laboral precaria.

La informalidad laboral se refiere a personas con ocupación que no cuentan con seguridad social –una total de 30.8 millones- o que laboran sin contrato (14.8 millones).

De los 31 millones de personas que se encuentran en situación laboral precaria, es decir, sin prestaciones o seguridad social, 4.2 millones realizan una actividad sin percibir ingresos; 6.4 millones perciben un salario menor o igual al salario mínimo; y 10.8 millones ganan entre uno o dos salarios mínimos.

Las cifras son preocupantes, señalan expertos, pues las condiciones informales alcanzaron una cifra histórica. Según analistas, la  tasa de desempleo bajó a 5% (dos millones 437,000 personas desempleadas), pero también los ingresos salariales. Además, las horas laborales aumentaron, y los salarios y prestaciones no han tenido el crecimiento suficiente para mantener el poder adquisitivo y el nivel de vida.

Según una encuesta aplicada por la bolsa de trabajo OCC Mundial, 78% de los profesionistas estiman que su salario perdió poder adquisitivo; 69% negó haber recibido algún incremento salarial; y 43% nunca recibió el ajuste correspondiente.

Además, el 24% señaló que no pueden cubrir sus necesidades básicas; 47.5% opina que puede cubrir alimento, vivienda, vestido y educación; 24.2% logra cubrir entretenimiento y vacaciones; y solo el 15% afirmó tener la solvencia para ahorrar.

Finalmente, un factor que entorpece el acceso a condiciones laborales formales, es el alto costo de las cotizaciones, que en México representan el 31% (contra el 19% en Estados Unidos y el 12% en Canadá), que afecta a las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) – concentran el 95% de la planta productiva del país, el 70% del empleo y la generación del 30% de la riqueza- y las enfrenta con un ambiente hostil.

(Con información de CNN Expansión)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();