Redes de poder: Moda, candidatos ciudadanos

Desde hace meses, las encuestas mostraban un hartazgo de los habitantes del Distrito Federal hacia los gobiernos perredistas, que ya han estado en el mando durante casi 15 años.

Escándalos como el de René Bejarano, el tristemente célebre Señor de las Ligas, los bloqueos diarios de manifestantes y las obras interminables en la capital, crearon un clima de rechazo a las gestiones de los perredistas.

Ante esto, los dirigentes reales de la izquierda: Andrés Manuel López Obrador y el jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, se dieron a la búsqueda de un candidato que representara al perredismo, pero que no formara parte de alguna de sus “bandas y tribus”.

Fue entonces cuando pensaron en la posible candidatura del exrector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente.

Sin embargo, a éste se le hizo poco, ya que en realidad aspiraba a ser el candidato presidencial e incluso, en una reunión con la cúpula empresarial, se dijo hombre de izquierda y se autoperfiló como una especie de Lula mexicano.

Pero como ni Marcelo ni mucho menos López Obrador estaban dispuestos a dejarle a De la Fuente la candidatura presidencial, que ellos mismos buscaban, optaron por un sustituto y lo encontraron en el ahora exprocurador del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, quien no es militante de ningún partido político…

Así, cuando mediante una encuesta López Obrador le ganó la candidatura presidencial a Ebrard, quien en automático se destapó como aspirante a Los Pinos par 2018, ambos negociaron con el PRD, el PT y el Movimiento Ciudadano, antes Convergencia, en que los partidos de izquierda necesitaban una opción distinta.

Empero, para guardar las formas, convocaron a militantes de esos partidos a competir por la candidatura al gobierno capitalino –también mediante una encuesta-, aunque de hecho los dados ya estaban cargados a favor de Mancera.

La que tuvo alguna opción de hacerse de la candidatura fue la líder de la asamblea capitalina, Alejandra Barrales, quien estaba bien posicionada en las encuestas, pero al final, en los días previos al levantamiento de opinión decisivo, recibió el “el beso del Diablo”, cuando otro de los aspirantes, el senador Carlos Navarrete, declinó en sus favor.

Esto fue interpretado por López Obrador y por el mismo Ebrard como un intento de “madruguete” de los “chuchos”, quienes dirigen formalmente al PRD y de cuyo grupo Navarrete forma parte, lo que a la postre no resultó y ahí terminaron las posibilidades de la Barrales.

Un factor adicional que trabajó a favor de la candidatura de Mancera fue el hecho de que el PAN lanzara sorpresivamente, como su abanderada para buscar el gobierno capitalino, a una luchadora social sin militancia en el albiazul, la señora Miranda de Wallace.

Sin ambages, el líder formal del albiazul, Gustavo Madero, dijo que la señora Miranda de Wallace es mucho mejor candidata que cualquiera de la lista de militantes panistas.

De este modo, para la competencia por la capital quedan dos candidatos formalmente ciudadanos: Miranda de Wallace, por el PAN, y Miguel Mancera, por la coalición de la izquierda.

La única aspirante con partido definido es la priista Beatriz Paredes, quien buscará por segunda vez el gobierno capitalino, ya que fue derrotada en la elección de 2006 por Marcelo Ebrard, y quien al comentar la designación de la señora Miranda de Wallace, dijo que para ese cargo más que reconocimiento social se requiere experiencia, pues es una competencia de “pesos completos”.

“Pestañazo” de Josefina

Aunque por su buen posicionamiento en las encuestas a población abierta, la diputada Josefina Vázquez Mota se perfila como la probable ganadora de la contienda interna por la candidatura del PAN a la presidencia de la República, hay muchos que dudan que ello se llegue a consumar.

Vázquez Mota, que siempre fue vista como el “plan B” del presidente Felipe Calderón, por si no levantaba Ernesto Cordero, superó no sólo al “delfín” de Los Pinos, sino al tercer contendiente, el senador Santiago Creel, quien hace apenas unos meses encabezaba las encuestas.

En el debate no  debate que sostuvieron los aspirantes panistas, Josefina se vio ya segura de no sólo ir adelante, sino de tener ganada la contienda interna.

Cordero la instó a debatir y hasta la provocó al acusarla de no haber defendido ni promovido eficazmente en la Cámara de Diputado las iniciativas y los logros del presidente Calderón.

Sin embargo, la diputada con licencia no “cayó en la provocación” y dijo que los adversarios estaban en otro lugar, y llamó a la unidad de los panistas.

Empero, cuando festejaba su “triunfo”, Vázquez Mota concedió una entrevista radiofónica, en la que pareció perder la cordura cuando contestó una cosa por otra y su voz se tornó muy extraña.

Ante el asombro de sus entrevistadores, que le preguntaban si no comprendía las interrogantes o si algo sucedía, Vázquez Mota atinó a retomar el tema del debate y a reiterar sus posturas, pero sin mucha convicción y aún arrastrando palabras.

De inmediato esto se trasladó a las redes sociales, donde Josefina fue objeto de críticas y de burlas, en lo que después se calificó de “fuego amigo” y se atribuyó al equipo de campaña de Ernesto Cordero.

Posteriormente, ya repuesta, Vázquez Mota dijo que no sabía si era “fuego amigo”, pero lo que había ocurrido con ella en la entrevista es que tuvo un “pestañazo”, ya que no había dormido durante muchas horas previas al debate.

El caso es que este “pestañazo” de Vázquez Mota generó dudas acerca de sus salud y su extrema delgadez (en las redes sociales se le calificó de bulímica y anoréxica).

También se recordó que casi sufrió un desmayo cuando, en un acto público, el presidente Felipe Calderón le informó mediante un discurso que daba por concluida su gestión como secretaria de Educación Pública, lo que no sólo la sorprendió, sino casi la noqueó.

De ahí que el “pestañazo” cobre relevancia, y más que sus contendientes por la candidatura panista, a los que parece tener dominados, la precampaña de Vázquez Mota podría desbarrancarse por el lado de su salud, que muchos observan precaria.

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();