Golosinas y alimentos aumentan de precio

DULCES

Las tendencias de consumo en México indican que las golosinas y los alimentos tuvieron incremento de precios por encima de rubros como bebidas, licores, productos de higiene y belleza, entre otros.

De acuerdo con el reporte Canastos Nielsen, que mide y analiza el comportamiento de productos de consumo masivo en más de 100 categorías, el año reciente (julio 2012-junio 2013) la canasta -en total- incrementó su precio 4.5% respecto al periodo previo.

Dicho incremento es reflejo, principalmente, de “subcanastos” como golosinas y alimentos, que incrementaron sus precios 6.9% y 4.8%, respectivamente, revela el estudio de la firma internacional Nielsen Holdings.

En el caso de las golosinas, los precios se dispararon por el alto costo de rubros como botanas; en tanto los alimentos fueron más caros por los altos precios de los insumos, según el diagnóstico.

Esta tendencia podría comenzar a revertirse ante el anuncio de la baja de precios de materias primas en los mercados internacionales, “debido a la amenaza de la Reserva Federal de disminuir el estímulo monetario”.

Por otro lado, la categoría o “subcanasto” higiene y belleza mostró una recuperación de precios en dicho periodo en “niveles de inflación (3.5%)”, con crecimientos mayores en el valor y volumen de sus ventas.

Lo anterior ocurrió gracias a la búsqueda de una menor dependencia en promociones, alza de precios en ciertos productos e innovación dirigida a públicos específicos o de nicho que justificaron precios premium, aseguró Gabriela Molina, directora de cuenta de Nielsen México.

Otro de los “subcanastos” con relevancia fue el de productos de uso doméstico, cuyas ganancias aumentaron impulsadas por el incremento de precios, pero el volumen de ventas bajó por el mismo motivo.

Aquí la estrategia, considera Nielsen, fue su revalorización mediante la innovación y rendimiento, es decir, presentaciones que permiten alargar el tiempo de vida del producto en el hogar a cambio de un desempeño más eficiente que justifica el desembolso mayor.

“Por todo esto, el panorama económico y la necesidad de recuperar la rentabilidad de los productos disponibles en el mercado obligan a los fabricantes a buscar estrategias adecuadas al contexto actual”, explicó Molina.

La directora agregó que la situación vuelve relevante el entendimiento del desempeño de las categorías, la saturación de artículos, los puntos de precio ideales y la detección de necesidades no satisfechas o creadas dentro de las mismas”.

La información reportada por Nielsen incluye mediciones de los puntos de venta: autoservicios, tiendas de conveniencia, minisúpers, abarrotes, misceláneas, farmacias y estanquillos (locales).

(Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();