México usará más biocombustibles

La Sener asegura que para 2016 habrá una producción mínima de etanol anhidro de hasta 115 millones de litros por año.

Según un informe de Bloomberg New Energy Finance, las aerolíneas podrían utilizar apenas 2% de biocombustible en los próximos años. Y se estima que las aerolíneas usarán 6% de biocombustibles en 2020.

La International Transport Association (IATA) estima que para el año 2020 el porcentaje aumente a 6%, es decir, a 8,000 millones de litros de biocombustible para aviones.

El uso de biocombustibles permite disminuir las emisiones contaminantes, además de que en México resulta una opción atractiva para el sector aeronáutico, pues se estima que para 2015 se consuma hasta 1% de este energético, lo que requiere una producción de aproximadamente 40 millones de litros diarios.

La primera planta de biodiesel se inauguró en Tapachula, Chiapas, en 2010. Esta tiene una capacidad de producción inicial de 20,000 litros diarios.

La entidad se convirtió en el primer productor de biocombustibles hechos a base de jatropha curcas, planta utilizada para la producción de aceite no comestible que se puede transformar en biodiesel.

Este año, el Instituto Veracruzano de Bioenergéticos (Inverbio) invertirá 30 millones de pesos para apoyar la producción de cultivo de sorgo dulce, caña de azúcar, jatropha, yuca y palma de aceite en más de 17,000 hectáreas.

Veracruz y Chiapas se encuentran actualmente a la cabeza de cultivos para biocombustibles, pues cuentan con condiciones favorables para la producción a gran escala necesaria para reducir los costos de producción que permitan beneficiar al sector aeronáutico.

En Sinaloa también se han tomado medidas encaminadas a promover la producción de biocombustibles. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes estableció en 2010 un acuerdo con el Consejo para el Desarrollo Económico de la entidad para la producción de jatropha.

Mientras tanto, en Tamaulipas se llevan a cabo procesos de modernización agroindustrial que le permitirán generar etanol a base de sorgo, caña de azúcar y jatropha.

Actualmente, existen acuerdos entre académicos e investigadores de las Universidades de Tottori y Tsukuba, Japón y del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) para explorar el potencial de los cultivos de jatropha en México.

Gracias a estos acuerdos, 15 investigadores japoneses visitaron México en febrero de este año y fueron capacitados en diversos campos experimentales del INIFAP.

(Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();