En México hay pocas mujeres ejecutivas

mujeres-ejecutivas

En el ámbito corporativo de México, el número de ejecutivas disminuye en la medida en la que aumenta la jerarquía en la organización, por ello es indispensable el compromiso de los líderes de las empresas y de la sociedad que impulsen la implementación de mejores prácticas en el ambiente laboral.

Las mujeres mexicanas avanzan poco a poco en la obtención de diversos empleos. En cuanto a puestos directivos, 25% son ocupados por ellas, esta cifra es contrastante con las de países como China, donde alcanzan el 51% de participación femenina, así lo revela el estudio “Empresarias y ejecutivas en México: diagnósticos y desafíos”.

La investigación fue realizada por la doctora en sociología Gina Zabludovsky Kuper, con el auspicio del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE) mediante el Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección (CIMAD).

En los cargos intermedios de las compañías, la participación femenina es de 23%, en las direcciones funcionales la presencia baja a 13% y al llegar a los cargos de presidencias o direcciones generales solo alcanzan el 5%.

En un muestreo en 23 empresas en México realizado por el Governance Metrics International, se encontró que únicamente 6.8% de los puestos en consejos administrativos son ocupados por mujeres, cifra que es menor a la de Estados Unidos (7.3%) o países de Europa (13.9%).

En la actualidad todavía hay factores que influyen directamente en la autopercepción y la concepción social de las mujeres dentro de la empresa, por ejemplo los trámites burocráticos, los estereotipos culturales, la competencia deshonesta, el acceso a créditos y fuentes financieras, la corrupción y ausencia de políticas de promoción a nivel corporativo, entre otros, así lo señaló la doctora Zabludovsky.

La presencia de las mujeres varía de acuerdo con el área de la empresa, en operaciones y producción, la participación femenina en las directivas es de solo 20%, en Mercadotecnia y Comunicación es 29% y en Recursos Humanos llegan a 30%.

Las empresas deben romper con las barreras de género, pues de acuerdo con el Informe sobre Desarrollo del Banco Mundial, la productividad podría aumentar hasta 25%, de lograrse esta meta.

En México, las características de la población cambiaron y poco a poco crece la participación laboral femenina. En 1970, apenas 21% trabajaba fuera del hogar, para 2012 la cifra llegó a 42% y se espera que aumente, pues hoy en las universidades 50.4% son hombres y 49.6% mujeres.

Para México, la aportación de las mujeres es del orden de 37% del producto interno bruto actual y tres de cada cinco empresas que se abren son lideradas por una mujer.

(Yazmín Balula / Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();