Los berries son “oro” para la agricultura

berries

El cultivo de berries se mantiene como uno de los segmentos con mayor dinamismo en el sector agropecuario en México. Su demanda crece año con año al tiempo que la diversificación de mercados se presenta como una opción para incrementar las oportunidades de negocio.

El cultivo de frutillas (fresa, frambuesa, zarzamora y arándano) alcanzará entre este año y la primera mitad de 2014 un valor superior a los 800 millones de dólares (mdd), mientras actualmente ronda en los 550 mdd, es decir, registrará un aumento de 45%, según la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

A partir de su arribo al país, a principios de la década de 2000, este cultivo encontró en los estados de Michoacán, Jalisco, Baja California y Colima, las condiciones climáticas y de producción idóneas para colocarse como el principal cultivo de la horticultura.

Entre los principales atractivos que hacen rentable su producción destaca la posibilidad de su distribución en fresco con precios accesibles, alta rentabilidad, rápida recuperación de la inversión inicial de cosecha y la creciente demanda en el mercado internacional.

No obstante, especialistas del sector agropecuario, como José Alonso Ramos Novelo, afirman que los productores interesados deben tener en cuenta que el cultivo de frutillas requiere cierta especialización, por lo que la capacitación y asesoría son rubros básicos.

Otra de las consideraciones es asegurar su venta mediante convenios de comercialización con alguna de las empresas exportadoras establecidas en el país, refiere el experto de la subdirección de Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA).

En ese terreno, productores y agroempresas -nacionales e internacionales- aprovecharon el negocio para responder desde el país a la alta demanda de frutillas en el mundo, principalmente de Estados Unidos y Canadá, a donde se exporta el 95% de la producción en la actualidad.

De acuerdo con la Sagarpa, la superficie sembrada de los berries en territorio nacional pasó de 7,000 hectáreas en 2001 a poco más de 20,000 hectáreas en 2011.

En ese contexto, otra de las ventajas económicas que ofrece cultivar berries, revela la Sagarpa, es que se necesita mucha mano de obra por hectárea comparado con otros cultivos: en promedio se requieren ocho personas.

De esta manera, la producción de frutillas en los cuatros estados principales donde se siembran ocupa ya alrededor de 100,000 personas de manera directa e indirecta.

En tanto, los productores y especialistas reconocen que la diversificación de mercados traerá consigo un crecimiento en esta industria. Recientemente comenzaron los envíos de berries de México a Japón y se prevé que el siguiente año sea a China.

Lo anterior será un “plus” para las exportaciones y evitará que éstas no se dirijan a un solo mercado, además de que ampliará oportunidades para los productores, considera Mario Andrade, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Berries (Aneberries).

El directivo asegura que en los recientes cuatro años se replicó la superficie, volumen y valor de los berries mexicanos, y que este aumento se mantendrá durante los siguientes cinco años.

(Eduardo Hernández / Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();