Reforma hacendaria restará competitividad

produccion

La implementación de una reforma hacendaria, bajo los términos planteados por el jefe del Ejecutivo, traerá diversos impactos adversos para los sectores productivos de México, en general, como para empresas extranjeras asentadas en el país, en particular.

La Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria, A.C. (Camexa), prevé que, si bien es cierto que la propuesta contiene puntos positivos, “hay otros que consideramos podría restar competitividad a las operaciones de las empresas establecidas en México con respecto a las ubicadas en otros países y también podría inhibir la atracción de nuevos capitales productivos y detonar las inversiones ya existentes”.

Por lo tanto, se pronunció en favor de revisar y analizar algunos aspectos de la propuesta de reforma hacendaria, con la finalidad de salvaguardar la competitividad y desarrollo de las empresas comprometidas con México y así robustecer e incentivar el mercado laboral, lo anterior sin detrimento del bienestar e interés social.

Entre otros, Camexa ha enfocado los siguientes puntos de la propuesta como delicados para fines de inversión, empleo y rentabilidad:

1. Aplicar el impuesto al valor agregado (IVA) a la introducción de bienes a México, cuando estos se destinen a los regímenes aduaneros de importación temporal para la elaboración, transformación o reparación en programas de maquila o de exportación; de depósito fiscal para someterse al proceso de ensamble y fabricación de vehículos; de elaboración, transformación o reparación en recinto fiscalizado, y de recinto fiscalizado estratégico.

En opinión de la cámara, esto implicaría una estrechez de liquidez para las empresas que operan bajo cualquiera de estos regímenes, toda vez que tendrían que pagar y desembolsar el IVA al momento de introducción de la mercancía al país, situación que a la fecha no sucede.

2. La eliminación, disminución o imposición de nuevos límites a las deducciones de las empresas como por ejemplo: la deducción únicamente de 41% a ciertos gastos de previsión social, cajas y fondos de ahorro, PTU, etcétera; disminuir el monto para la deducción en automóviles y la reducción de la cantidad a deducir derivado de la renta de automóviles por unidad.

3. El impuesto adicional de 10% aplicable sobre el monto de los dividendos o utilidades distribuidos por personas morales a personas físicas o residentes en el extranjero.

Camexa opina que para atraer todo tipo de inversiones, tanto pequeñas como de gran calado, es vital ofrecer a los inversionistas un retorno de inversión competitivo, que debe compararse con los ofertados por otros países con grado de desarrollo similar al mexicano.

En caso de imponerse este gravamen adicional, los inversionistas tendrían menos incentivos para asentarse o crecer en México, lo que acarrearía una mayor dificultad para conseguir capitales comprometidos con la productividad manufacturera y comercial.

(Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();