El 70% de empresas muere a los tres años

empresas-familiares

Las empresas familiares son el motor económico de México; sin embargo, 70% muere a los tres años de vida porque anteponen la familia al negocio y también por falta de cultura empresarial.

En México hay más de 5 millones de empresas formales, de las que 99% nacieron por alguna alianza familiar, y de estas más de 78% son micro, pequeñas y medianas (Mipymes).

Aunque este tipo de negocios genera 90% del producto interno bruto (PIB), las estadísticas muestran que menos de 30% se mantienen con éxito en la segunda generación y únicamente 12% llega a la tercera.

Dicho de otra manera, solo tres de siete empresas familiares sobreviven porque se formalizan y en la segunda o tercera generación solamente vive una.

Este gran porcentaje de mortalidad se explica porque las empresas familiares no tienen la capacidad de separar los temas de sentimiento con la toma de decisiones real de negocio.

“En una decisión sentimental de corto plazo terminan por lastimar el negocio en el mediano y largo plazos”, dijo Jesús González, socio a cargo de la Práctica de Sostenibilidad, Gestión de Riesgos y Gobierno Corporativo de KPMG en México.

Otra de la razones por que mueren las empresas familiares es que no tienen un plan o una estrategia de negocios que les permita definir con claridad hacia dónde quieren crecer, puesto que solo 23% tiene definido un plan estratégico.

Al presentar el estudio de KPM, Empresas Familiares 2013: El desafío de crecer, madurar y permanecer, González destacó que la educación empresarial es fundamental para la permanencia de los negocios.

La cultura empresarial, no entendida como aspecto técnico, llevará a los negocios familiares a elaborar un plan financiero, a tener clara su estrategia comercial y de marketing y a gestionar el recurso humano.

En el caso de los emprendedores, cuando inician un nuevo negocio sus recursos son limitados, necesitan planear una estrategia clara: cuál es el volumen de ventas que quieren lograr, qué mercado abarcarán, en qué región, por poner algunos ejemplos.

El hecho es que cuando las empresas familiares nacen con poca planeación la mortalidad es muy alta y en México el problema es que solo 13% de los negocios tiene un plan de sucesión que amenaza su permanencia.

Además, el estudio de KPMG agrega que 72% de las 200 empresas encuestadas no acostumbra dar seguimiento a su presupuesto y plan de negocio, lo que provoca la quiebra de un gran número de ellas.

Lo anterior obliga a que las empresas familiares cambien la manera de operar, ya que el mundo ha cambiado y en este contexto necesitan evolucionar y formalizarse.

Estudios muestra que la esperanza de vida de una empresa familiar es de 25 años, mientras las que buscan institucionalizarse viven 50 años.

Por lo que deben preguntarse si su forma de operar está bien, de lo contrario qué van a ser para cambiar su situación, aunque este camino sea de mediano o largo plazo.

(Judith Santiago / Mexican Business Web)

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();