Pequeñas empresas en riesgo de desaparición

Botanas

Pequeñas empresas dedicadas a la producción de botonas en México están en riesgo de desaparecer por el impuesto de 8% con el cual se les gravará a partir de 2014, alertó la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra).

 

Bruno Limón, presidente de la rama de fabricantes de botanas de la (Canacintra), informó que el nuevo Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) para los alimentos con alto contenido calórico dejará fuera de la competencia en precios a las empresas de esa actividad productiva.

 

En entrevista con Mexican Business Web, el representante de 130 de las 3 mil 761 firmas productoras y comercializadoras de botanas dijo que el gravamen producirá una caída de 6% en las ventas durante el primer semestre de 2014.

 

Entre las mencionadas por Canacintra están algunas empresas gigantes de botanas como Sabritas, Pepsico; Barcel, del grupo Bimbo; Bokados, de Grupo Arka, y Totis, de La Costeña.

 

Dichas firmas del sector productivo manufactura resentirán la caída en ingresos cuando trasladen el nuevo impuesto a sus precios finales, pero lo peor recaerá sobre las empresas de menor tamaño.

 

Los efectos negativos, como el cierre de actividades, se concentrarán en micro y pequeñas empresas, que estarán fuera de competitividad frente a compañías que operan en la informalidad y no serán sujetas del gravamen especial, afirmó Limón.

 

La rama de fabricantes de botanas genera 100 mil empleos directos y entre 180 y 200 mil indirectos. Bruno Limón estimó que las gigantes podrán mantener su plantilla laboral, no así las pequeñas y micro empresas.

 

Durante la edición 14 de la Expo Botanas, el dirigente señaló que como parte de la reforma fiscal, se aprobó aplicar un IEPS de 8% a partir de 2014 a los alimentos que aporten 275 kilocalorías o más, por cada 100 gramos.

 

El criterio se aplicó sin sustento, para establecer esa tasa impositiva bajo el argumento de que las botanas son las responsables de la obesidad en la población mexicana, enfatizó el dirigente de Canacintra.

 

Los miles de puestos ambulantes que comercializan tacos, tortas, tlacoyos y otros alimentos elaborados con aceite requemado, “que es veneno puro”, no fueron considerados por la nueva disposición fiscal, se quejó Limón.

 

“Es increíble que a las botanas elaboradas con estándares de inocuidad y calidad se les considere como comida chatarra y en esos alimentos expedidos en la vía pública no se tome en cuenta el daño que causan a la salud.

 

El gobierno debe rendir cuentas sobre la aplicación de los recursos que obtendrá por la aplicación del nuevo impuesto a los alimentos considerados, en su opinión de “manera errónea”, como comida chatarra.

 

También debe promover una cultura por la sana alimentación, porque la obesidad es un problema multifactorial en la que se combinan hábitos alimenticios, ingesta abundante de calorías y falta de ejercicio, finalizó Bruno Limón.

 

(Esther Arzate / Mexican Business Web)

 

|
Suscríbase al Newsletter

Opina

*

 

genesis();