Aumento de precios afecta consumo a tan sólo 20 días del 2014

tienditas

 

La cuesta de enero, aunado al alza incontrolable de precios en productos básicos, no permite a una sociedad mexicana resentida por otros impuestos, recuperar un nivel de vida que hasta hace unos años tenia y disfrutaba.

 

Mientras que las empresas productoras y distribuidoras son las más beneficiadas del aumento de precios, los consumidores optan por disminuir las compras, de acuerdo a Cuauhtémoc Rivera, dirigente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), las ventas en pequeñas tiendas y misceláneas cayeron 20% en el inicio de año.

 

A finales de 2013, la canasta de productos básicos, integrada por 28 productos, aumentó su precio 7.38% pasando de 880 pesos a 946, tan sólo en la Ciudad de México y zona metropolitana, de acuerdo a cifras de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

 

Los precios, que no son privativos, provocando aumentos exagerados para obtener el producto, por ejemplo, en Monterrey y sus municipios se registran alza de 19 a 52 pesos y 24 a 52 pesos, respectivamente. De esta forma, la canasta tenia un precio de 850.7 pesos, alcanzando los 903 pesos, con un aumento de 6.16%.

 

Rivera señala que el aumento se aplicó por partida doble, al momento de publicarse la reforma fiscal se incremento el precio, y en la entrada al nuevo año se aplicó un nuevo aumento, entrando en la cuarta semana del año, la Profeco, encargada de velar por el consumidor, no ha sido capaz de detener dicha práctica.

 

Y mientras los precios en general suben, ¿Cuáles son los productos que están exentos de impuestos? Los alimentos “chatarra” aumentaron 8% en el Impuesto sobre Producción y Servicios (IEPS), estos productos son los que cuenten con alto valor calórico con 275 kilocalorías o más por cada 100 gramos, incluyendo chocolates, dulces, helados, galletas, pan dulce, cervezas y refresco.

 

Los refrescos y bebidas azucaradas aumentarán 1 peso por litro, así también jarabes, concentrados, polvos y otros productos que contengan azucares añadidas. Finalmente el chicle, que no será considerado como alimento y tendrá un aumento de 16%.

 

Los abarroteros, que se calcula sumen 900 mil en México, no tienen  mas remedio que aumentar los precios con el fin de salir adelante, ya que ellos solo son los intermediarios, y aunque la Secretaría de Hacienda publicó la lista de alimentos no gravados, no se cuenta con mucha información al respecto y no se detalla un tope para los que si están gravados.

 

Finalmente, concluyó que los aumentos, no son la única razón de la caída en el consumo, que a lo que va del presente año, cae 20%, sino que atribuye esta desaceleración por el aumento en otros precios de uso diario como el alza en el boleto del metro y los ajustes mensuales de la gasolina.

 

 Con información del Universal y La Jornada.

 

 

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();