Recomienda Arturo Carranza aumentar contenido nacional sin incurrir en proteccionismo

 reforma-energetica

 

México, D.F., 24 de enero de 2014.- La reforma energética constitucional fue un hecho inédito en los últimos 75 años en México, pero los cambios legales no concluyen todavía. Al contrario, el Congreso de la Unión, iniciará en febrero un proceso para modificar desde 25 hasta 37 ordenamientos secundarios, dependiendo de los métodos que acuerden para cambiar los sectores eléctrico y petrolero mexicanos.

 

Es previsible que en las discusiones de las leyes secundarias  haya al menos una decena de temas que serán más debatibles que el resto, entre ellos el de contenido nacional mínimo en las obras y servicios que integren las compañías en sus proyectos energéticos.

 

Arturo Carranza, analista de Solana Consultores, advirtió en entrevista con Mexican Business Web que los límites mínimos al contenido nacional en los proyectos energéticos deben ser establecidos con cuidado para evitar el error que cometió Brasil, en su afán de proteger a su industria nacional.

 

Por otro lado, estimó que la izquierda mexicana podría acudir a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para promover recursos de inconstitucionalidad por lo que los legisladores tendrán que escuchar todas las voces para garantizar que los nuevos ordenamientos legales ofrezcan certidumbre jurídica y promuevan la inversión y crecimiento en el sector energético.

 

¿Cuántas leyes secundarias deberá reformar el Congreso de la Unión para implementar la reforma energética que se promulgó el 20 de diciembre de 2013?

 

Pueden ser desde 25 hasta 37 o más, pero el número no es lo importante. Lo relevante son los temas que se piensan abordar durante el período ordinario de sesiones que inicia en febrero y concluye en abril, porque implica modificaciones para hacer más eficiente la administración pública y flexibilizar la participación privada en el sector energético.

 

¿Elevar el contenido nacional como requisito en las obras y servicios es lo más recomendable para evitar que empresas mexicanas desaparezcan o no puedan competir con compañías internacionales?

 

El tema de contenido nacional se tiene que ver a fondo porque en Brasil ha impacto en una forma negativa ya que no ha permitido que proyectos importantes se desarrollen en tiempo. Se debe impulsar a las empresas mexicanas, pero hay que crear un modelo particular a las condiciones de las empresas mexicanas para evitar lo que le está pasando a ese país del Cono Sur, donde los altos requerimientos de contenido nacional han atrasado proyectos porque las compañías nacionales en ocasiones no tienen capacidad para atender la demanda.

 

¿Los legisladores pueden incurrir en políticas proteccionistas para las empresas mexicanas y con ello violar acuerdos internacionales?

 

Sí. Hay cláusulas  en el Tratado de Libre Comercio con América del Norte que le dan preferencias a la región de Norteamérica y esa es una condición que se debe respetar. Aunque hay voces que sugieren que se abra y se discuta para flexibilizarlo no es tan conveniente porque ha demostrado ser una herramienta útil para el comercio.

 

El contenido nacional es un tema muy sensible para garantizar el empleo y el crecimiento de las compañías mexicanas, ¿cómo deben ser los acuerdos en ese sentido?

 

Se debe dar un debate intenso donde participen la sociedad civil, legisladores y representantes del poder Ejecutivo bajo la premisa de dar oportunidades a las empresas mexicanas sin que eso impacte negativamente la inversión extranjera. Es una cuestión delicada por lo que deben garantizar equilibrios preciosos y hacer un trabajo muy fino, escuchando todas las voces.

 

¿Te parece que el periodo de sesiones en el Congreso de la Unión sea suficiente para desahogar todas las leyes secundarias necesarias para implementar la reforma energética constitucional?

 

Es el tiempo que marca la ley y hay que respetarlo. Existe la oportunidad de que se analicen y aprueben porque los trabajos iniciaron desde antes y en la medida que se aplazaran provocaría el retraso en la ejecución de los cambios históricos que aprobó el legislativo. No se puede aplazar el crecimiento de México, por eso es importante respetar los plazos establecidos en los artículos transitorios de la reforma energética constitucional.

 

¿Existe la posibilidad de que los legisladores se extralimiten en las reformas secundarias y se promuevan juicios de inconstitucionalidad?

 

Estamos viendo que sí, por lo menos en el tema de la consulta popular los partidos de izquierda valoran la opción de acudir ante la Suprema Corte de Justicia de la nacional y decida los alcances de la misma de ahí la importancia de que todas las fuerzas políticas participen en los cambios secundarios y se pongan de acuerdo antes de pedir que las diferencias se resuelvan en el poder judicial porque de lo contrario no habrá claridad para las inversiones que se esperan.

 

Creo que las leyes secundarias se aprobarán en los plazos establecidos por la reforma constitucional con una discusión intensa y decidida y con la participación de todos los partidos, pero también considero que en la medida que el discurso se vuelva intenso hay una posibilidad de que el tema se resuelva en la SCJN y esta posibilidad afectaría, sin duda alguna,  las inversiones en el sector de energía.

 

Por Esther Arzate.

|
Suscríbase al Newsletter

Opina

*

 

genesis();