Fallido plan de Tailandia por controlar el precio global del arroz

tailandia

 

Ciudad de México, febrero 17, 2014.- La ministra de Tailandia, Yingluck Shinawatra, implementó en el 2011 un plan que contemplaba la compra de arroz por parte del gobierno a precios hasta 50% por encima de la cotización de mercado, con la idea de acapararlo y presionar el alza de precios internacionales del grano.

 

El intento por influir el precio del arroz en el mercado ha resultado fallido  y ha dejado al gobierno tailandés con 18 millones de toneladas de arroz (casi el doble de lo que el país exporta normalmente en un año) por lo que la primera ministra prometió que el miércoles pagará millones de dólares a los cultivadores de arroz que han resultado damnificados con este programa de subsidios.

 

La situación para los agricultores de arroz ha sido sumamente difícil, en el noreste de Tailandia, en Ban Non Son, uno de ellos optó por el suicido tras estar sumido en una enorme deuda.

 

Hace dos años Yingluck lanzó una iniciativa para transferir más efectivo hacia la economía rural para comprar arroz a los agricultores a 550 dólares. Con esto, la primer ministra y sus asesores calculaban que podrían llevar a la alza los precios globales del grano al almacenar los suministros y evitar que llegaran a los mercados internacionales.

 

Justamente países como India y Vietnam restringieron temporalmente sus exportaciones y en el momento en que Tailandia comenzó con el proyecto de almacenamiento, India reactivó sus actividades y Tailandia no pudo competir en el mercado y las enormes existencias de arroz no se pudieron vender. Las pérdidas en papel de las dos primera cosechas, en 2011 y 2012, alcanzaron US$4.000 millones, y el ex presidente del banco central, Pridiyathorn Devakula, calcula que la pérdida total podría ascender a los US$12.000 millones.

 

El plan de subsidio se quedó sin dinero, lo que causó retraso en los pagos a los arroceros.

 

El plan de Yingluck tuvo solamente un éxito: muchos habitantes de regiones rurales de Tailandia obtuvieron bastante efectivo y las compras de televisores y teléfonos móviles se fueron a la alza. La deuda de los hogares se disparó a más de 80% del PIB.

 

Actualmente, la primera ministra enfrenta una investigación por corrupción y podría terminar en un juicio frente al Senado y en su destitución, Yingluck afirma que su plan ayudó a elevar los ingresos rurales y responsabilizó a los manifestantes por el retraso en los pagos a los agricultores, como fue en el caso del agricultor mencionado anteriormente, que esperó por cuatro meses un pago por su cosecha y el dinero nunca llegó.

 

Mexican Business Web, con información de medios. 

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();