Polémica por construcción del Oleoducto Keystone XL

keystone_pipeline_picture

 

Estados Unidos,  febrero 21, 2014.- El Secretario de Estado norteamericano John Kerry, durante su visita a Indonesia, instó a la comunidad internacional a combatir el cambio climático, denominando a este fenómeno “el mayor reto de esta generación”.

 

El cambio climático es un hecho innegable y un peligro que no podemos permitir  ni ignorar

 

Por otro lado, en el mundo, el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, junto con su jefe de diplomacia, presionan por acciones para combatir los efectos del cambio climático y reducir la contaminación antes de llegar a un punto sin retorno.

 

Pero esta política pro ambiente podría venirse abajo si se llegará a concretar el Oleoducto Keystone XL, que transportará crudo en medio del corazón de América del Norte, desde Alberta, Canadá hasta Nebraska en Estados Unidos.

 

En junio pasado, durante un conferencia de prensa en Georgetown, E.U., el presidente declaró que el proyecto Keystone sería aprobado solo si no propiciaba el problema de la contaminación.

 

De aprobarse el Oleoducto, se abrirían las “arenas de alquitrán” que contiene bitumen y se puede convertir en petróleo crudo sintetico y refinado para poder obtener productos del petróleo, además de impulsar la economía y la producción de combustibles fósiles, que para la imagen del presidente Obama, lo dejaría fuera de la imagen de protector del ambiente.

 

La publicación del débil informe “Final Environmental Impact Statement” publicado por el Departamento de Estado, argumentando que no supone un incremento enorme en las emisiones, se presenta en medio de una controversia sobre su veracidad.

 

Por otro lado, la industria petrolera señala que Keystone no tendrá un impacto determinante, incluso sin el, las reservas de “arena de alquitrán” saldrán por si solas, generando un cierto proceso que afecte al medio ambiente.

 

De acuerdo a un reporte de la Asociación Canadiense de Productores de Petróleo, las líneas de transporte quedarán concluidas a finales de 2014. Keystone, señalan, transportará más de 830 mil barriles diarios, y que para alcanzar la meta al año 2030, la industria deberá utilizar los 5 proyectos estimados y aún así quedaran cortos.

 

Otros argumentos señalan que las vías de ferrocarril podrían utilizarse en lugar de la construcción del oleoducto, aunque estas no podrían sustituir a Keystone en términos de capacidad, aunado a su precio que es mayor.

 

El Departamento de Estado argumento que el costo por barril, a través de Keystone tiene un costo de entre 8 y 10 dólares, mientras que por ferrocarril el costo asciende entre 15 y 17 dólares, con algunas estimaciones de 31 dólares por barril.

 

Al final del día, Keystone no es un oleoducto más, es una entrada al desarrollo desenfrenado de uno de los combustibles fósiles más sucios del planeta.

 

Sobre Keystone XL Pipeline

 

Es un oleoducto cuya longitud se estima en unos mil 897 kilómetros, con una anchura de 36 pulgadas de diámetro capaz de transportar petróleo crudo desde Hardisty, Alberta, en Canadá, hasta Steele City, Nebraska en Estados Unidos.

 

Keystone en un proyecto de infraestructura crítica para la seguridad energética de Estados Unidos y para el fortalecimiento de la economía norteamericana.

 

Además de transportar crudo desde Canadá, Keystone ayudará al desarrollo de la producción de petróleo en Estados Unidos, permitiendo que productores nacionales a tener acceso al gran mercado de refinados.

 

 

 

 

Mexican Business Web, con información de medios.

 

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();