Claves para entender la Reforma Energética

 

Ciudad de México, mayo 3, 2014.- Tras la aprobación de la Reforma Energética, y la recién presentación del paquete de iniciativas para reglamentar dicha reforma, que contiene 13 cambios y ocho nuevas leyes, los cambios que se pueden esperar son diversos pero todos positivos para el desarrollo del país.

 

El Presidente Enrique Peña Nieto ha optado por construir un país en el cual empresas puedan competir por los contratos de explotación de modo que se garantice la seguridad energética en México reduciendo la dependencia al exterior.

 

Los puntos que aborda el paquete de iniciativas van en función de la transparencia, de la modernidad, del desarrollo de la industria petrolera y elevar la competitividad, además de reducir los costos en combustibles y energías en general.

 

Los contratos, un primer aspecto a tratar, se celebrarán en la modalidad servicios, utilidad y producción compartida, aunado a las licencias otorgadas por el Gobierno Federal, por medio de concursos o licitaciones, de modo que se obtengan las mejores ganancias y resultados.

 

Las empresas estarán sujetas a la legislación mexicana además de las instituciones que velarán por la seguridad energética, por lo que el Estado podrá anular contratos que vayan en contra de los intereses nacionales.

 

Las instituciones que velarán por alcanzar el máximo desempeño, dicta el paquete presentado al Senado, son cuatro: Secretaría de Energía (Sener); Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP); Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH); y el Fondo Mexicano del Petróleo. Estas instituciones serán las encargadas de otorgar los contratos y de gestionar las ganancias.

 

La venta del combustible producido en México, detalla el documento, tendrá clausulas distintas. La apertura de gasolinas será gradual por los próximos tres años, por mandato presidencial.

 

Los yacimientos ubicados en la frontera con Estados Unidos contarán con la participación de Petróleos Mexicanos (Pemex) de 20% como socios de dichos proyectos, tras la aprobación del Senado estadounidense del Acuerdo Transfronterizo de Hidrocarburos, en el que se conviene la extracción de materiales en una superficie de 600 mil hectáreas del Golfo de México.

 

Cabe destacar que las reservas estimadas en dicha zona alcanzarían los 172 millones de barriles de crudo y 304 mil millones de pies cúbicos de gas natural.

Las paraestatales Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) pasarán a ser empresas productivas del Estado y estará sometida al resto de las empresas nacionales para la obtención de licencias.

 

Las empresas contarán con autonomía en sus presupuestos y administración, pero deberán cumplir con las condiciones de transparencia y rendición de cuentas similar a las empresas que cotizan en la bolsa.

 

En cuanto al ajuste fiscal, Pemex tendrá 79% de sus ganancias, y la SHCP detalla que la empresa podrá obtener utilidades tres o cuatro veces más de las que se obtienen hoy en día, aunque se estima que el cambio en el régimen tardaría 10 años.

 

De acuerdo a la iniciativa y en pro de los inversores mexicanos, se tendrá preferencia sobre las empresas extranjeras de modo que se alcance un 25% de ocupación nacional para el 2025; además de los beneficios por medio de un fideicomiso para promover el desarrollo.

 

La creación del Fondo Mexicano del Petróleo administrado por el Banco de México, el cual contempla un monto equivalente al 4.7% del Producto Interno Bruto (PIB) para cubrir el gasto corriente del gobierno y el excedente de la renta petrolera.

 

Finalmente, la transparencia que será un valor inalienable, con el objetivo de disminuir los niveles de corrupción.

 

Estos son los principales puntos que se abordarán para que la Reforma Energética funcione y beneficie al país, desarrollar una industria competitiva, generar más empleos y reducir costos en energías.

 

Mexican Business Web

 

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();