El regreso del Partido Republicano en Estados Unidos y sus implicaciones

enrique_delamadrid_cordero

Enrique de la Madrid Cordero, director general del Banco Nacional de Comercio Exterior.

Ciudad de México.- El martes pasado se celebraron en Estados Unidos elecciones legislativas intermedias, en las que se eligieron escaños en el Senado, Cámara de representantes y cámaras estatales. Los resultados de este proceso marcaron el regreso de la mayoría republicana y plantean nuevos desafíos para la administración de Barack Obama.

De acuerdo con estos resultados, el Partido Republicano obtuvo este martes su mayor victoria electoral desde que el demócrata Obama llegó a la Casa Blanca en 2009. La percepción de que las políticas impulsadas por el gobierno federal han sido poco exitosas para generar crecimiento y empleo entre el electorado se han reflejado en los bajos niveles de aprobación, tanto del presidente como de su partido, por lo que los republicanos conquistaron el Senado y ampliaron su mayoría en la Cámara de Representantes.

Todos los sondeos habían pronosticado el triunfo republicano en la cámara baja y al final sumaron 13 peldaños más a la mayoría que ya tenían. Pero la gran expectativa estaba en el Senado, donde los republicanos necesitaban sumar seis escaños para tener mayoría y finalmente obtuvieron siete.

El presidente Obama tendrá que enfrentarse a un Congreso enteramente republicano, en el que el ala conservadora propondrá un cambio en los impuestos corporativos, modificaciones en el Obamacare y menor regulación ambiental, entre otros temas. Para muchos analistas políticos en EUA, el reto más apremiante no es el de generar un mayor crecimiento económico o nuevos empleos, sino terminar con el estancamiento político en Washington.

El presidente Obama deberá trabajar con los Republicanos en varias políticas de crecimiento económico que gocen de suficiente apoyo bipartidista para ser aprobadas. En este sentido, los inversionistas se encuentran optimistas ante la expectativa de que se logren consensos para impulsar políticas fiscales y una regulación más amigable para la comunidad empresarial americana. Al menos eso reflejaron las ganancias del martes en Wall Street después de que se conocieran los resultados electorales.

Aunque el presidente Obama reafirmó su determinación de anunciar medidas a favor de los migrantes en las próximas semanas, la poca simpatía que han mostrado los republicanos puede derivar en enterrar las posibilidades de una reforma migratoria en lo que resta del mandato de Obama.

Los políticos estadounidenses están conscientes de que necesitan priorizar acuerdos que impulsen su economía, por lo que se espera menor carga fiscal para las empresas y  una regulación más amigable para las inversiones en materia de energía. Los republicanos insistirán en bajar la carga impositiva a las personas físicas.

Lo que suceda en EUA es relevante para el mundo, pero es de particular importancia para México debido a nuestro estrecho vínculo con su economía. En materia energética, el Congreso de EUA puede presionar a los reguladores federales para conceder licencias de exportación de gas natural y facilitar con ello la exploración y producción de petróleo en alta mar, por lo que en México se puede promover y facilitar la construcción de infraestructura para conectar la industria del gas estadounidense a la mexicana. Esto permitiría a México importar gas más barato, lo que aumentaría directamente la competitividad y productividad de la economía mexicana, la cual cuenta con un fuerte sector industrial y manufacturero.

De igual forma, al ser Estados Unidos el principal destino de las exportaciones mexicanas, la capacidad de ese país para generar los consensos necesarios orientados a impulsar su economía, tendrá impactos positivos en la economía de México.

Por Enrique de la Madrid Cordero, artículo publicado en El Universal.

|
Suscríbase al Newsletter
Acerca de Mexican Business Web

Opina

*

 

genesis();